Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gibraltar se declara "zona especial de conservación", aguas incluidas

El Gobierno gibraltareño ha declarado "zona especial de conservación" medioambiental el Peñón y las aguas que lo rodean, valiéndose de una directiva europea de protección de hábitats naturales.

Esto "conlleva el desarrollo de un plan de gestión para la zona" y confirma la responsabilidad de las autoridades del Peñón en la protección de este área, han explicado a Europa Press fuentes del Ejecutivo de Fabian Picardo.
El problema estriba en que la Zona de Especial Conservación (ZEC) --en la terminología comunitaria-- denominada 'Rock of Gibraltar', incluye las aguas que Reino Unido y Gibraltar reclaman como mar territorial pero que España no les reconoce.
Además, la zona 'Rock of Gibraltar', reconocida en 2006 por la Comisión Europea a Reino Unido, forma parte de otra área más amplia reconocida a España con el nombre de 'Estrecho Oriental'.
'Rock of Gibraltar' está reconocida desde "hace tiempo" como un área biogeográfica "importante" debido a su "rica diversidad en especies y hábitats", subraya el Gobierno del Peñón en un comunicado. Por eso la UE la reconoció como un Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) en 2006 (paso previo a la declaración de Zona de Especial Conservación).
Para cumplir con sus "obligaciones en la gestión" de esta zona de protección medioambiental, el Gobierno del Peñón "trabajará con los organismos relevantes para asegurar la sostenibilidad de estas áreas, que deben desarrollarse y realzarse como uno de los recursos más preciados de Gibraltar".
La preservación de la flora y fauna marinas es precisamente el motivo que Gibraltar esgrime para querer imponer a los pescadores españoles la prohibición de pescar con redes en las aguas que rodean el Peñón. La flota gaditana, apoyada por el Gobierno español, rechaza someterse a las reglas gibraltareñas en unas aguas que considera españolas.