Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca italiana celebra la posible entrada del Gobierno en Banca Monte dei Paschi di Siena

Las acciones de los principales bancos italianos han reaccionado con fuertes subidas a los crecientes rumores que apuntan a la entrada inminente del Gobierno italiano en el accionariado de Banca Monte dei Paschi di Siena (BMPS), la tercera mayor entidad italiana y el banco más antiguo del mundo, puesto que sus orígenes se remontan a 1472.
En concreto, al cierre de la Bolsa de Milán, cuyo selectivo se apuntó un alza del 2,4%, las acciones de BMPS subieron un 7,22%, que se suma a las ganancias del 5% del lunes y del 18% del pasado viernes, borrando así las pérdidas acumuladas por el valor a lo largo de 2012.
Asimismo, al calor de estos avances, las acciones de Unicredit subieron un 2,84%, las de Intesa SanPaolo ganaron un 5,09%, mientras que en el caso de Mediobanca las acciones subieron un 4,69%.
Las especulaciones en torno a la posibilidad de que en breve se produzca la entrada de un nuevo inversor en el capital social de la centenaria entidad toscana se dispararon a raíz de las declaraciones del presidente del banco, Alessandro Profumo, quien apostaba a finales de la semana pasada por que el principal accionista de BMPS, la Fondazione Monte dei Paschi di Siena, redujera su presencia en el banco.
Esta fundación, controlada por el Gobierno de la región y el Ayuntamiento de Siena, posee una participación del 36% en la entidad transalpina, mientras que el resto de inversores no supera el 4%.
"La Fundación no puede tener todos sus recursos invertidos únicamente en el activo del banco. Esto supondrá reducir en el futuro su participación, aunque se trata de una ruta compleja que deberá seguirse con cuidado", dijo Profumo en declaraciones a la televisión local de la región.
La entidad toscana se vio forzada a vender al Gobierno 3.400 millones de euros en bonos para cubrir las necesidades de capital detectadas en los exámenes realizados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y, según la legislación italiana, deberá entregar acciones al Estado en caso de incurrir en pérdidas.
Asimismo, analistas consultados por 'Financial Times' apuntaron que, ante el hecho de que BMPS acumula más de 25.000 millones en bonos del Estado italiano, resulra improbable que el Ejecutivo viera con buenos ojos la entrada en la entidad de un accionista de referencia extranjero