Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno podría pedir a la CE que suspenda las condiciones arancelarias del arroz de Camboya y Myanmar

El Gobierno podría pedir a la Comisión Europea (CE) que suspenda las condiciones sobre aranceles de las que gozan las importaciones de arroz procedentes de Camboya y Myanmar, cuyo incremento en los últimos años hace pensar que otros países podrían estar aprovechándose ilícitamente de los aranceles al 0% que tienen dichos países asiáticos.
Así se lo hace saber al diputado de UPyD Toni Cantó, quien en una pregunta parlamentaria se interesó por este asunto, ante el "considerable" daño que el aumento de las importaciones de arroz a la UE está causando a las producciones de regiones como Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Extremadura.
Según Cantó, las exportaciones de arroz de Camboya y Myanmar han aumentado en un 3.600% en los últimos cinco años, pasando de 5.000 a 180.000 toneladas anuales. Una cantidad "demasiado elevada para la capacidad de producción" de ambos países, que "indica la probabilidad de que haya terceros países que aprovechen Camboya y Myanmar para introducir a través de ellos arroz en los países miembros de la UE", dado que la política arancelaria comunitaria prevé la gratuidad arancelaria de estas importaciones como ayuda al desarrollo de dichos estados.
El diputado de la formación magenta alerta sin embargo de que los productos nacionales no pueden competir con los precios del arroz importado de estos dos países sin anular la rentabilidad del producto, y recuerda que el Reglamento europeo por el que se aplica un sistema de preferencias arancelarias generalizadas prevé la posibilidad de suspender este tipo de acuerdos si los volúmenes o precios del producto en cuestión "causan o amenazan con causar dificultades considerables" a los productores europeos.
ITALIA Y ESPAÑA YA SE HAN QUEJADO.
En su respuesta, que recoge Europa Press, el Ejecutivo asegura ser "consciente y partícipe" de esta preocupación, a resultas de la cual España e Italia solicitaron en noviembre a la Comisión que llevara a cabo un "estrecho seguimiento de las importaciones preferenciales en el sector del arroz" en el marco del Comité de Gestión de la Organización Común de Mercados (OCM) única.
Además, en diciembre los ministros de Agricultura de seis estados miembros --entre ellos, Miguel Arias Cañete-- también pidieron a la CE que realizara "un profundo análisis del problema" y que considerara la "posibilidad de activar las iniciativas que se consideraran pertinentes de acuerdo con la normativa en vigor".
"Por tanto, los países productores de la UE --entre ellos Italia y España--, así como la Comisión Europea ya están haciendo un estrecho y continuo seguimiento del mercado del arroz a nivel nacional y comunitario. Si fuese necesario, se pediría a la CE que se activasen las posibilidades contempladas en el Reglamento para la suspensión de las preferencias arancelarias otorgadas a estos países. No obstante, dado que estamos ante estados catalogados como Países Menos Desarrollados, cualquier medida en este sentido debe estar claramente justificada", precisa el Gobierno.
Además, añade que el volumen total de importaciones de arroz en la UE "no se ha incrementado" sino que "se mantiene a niveles estables", aunque reconoce que "se ha producido una sustitución del origen del arroz que se importa en la UE", ya que el tailandés ha disminuido en favor del procedente de Camboya y Myanmar.