Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno impide que De Santamaría opine en el Congreso sobre la investigación de la venta de activos de cajas

El Gobierno ha decidido aplazar hasta el próximo Pleno del Congreso, en el mes de febrero, la pregunta que el presidente de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Cayo Lara, había registrado para plantear este miércoles a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre la posibilidad de crear una comisión de investigación sobre la venta de activos de las antiguas cajas de ahorro.
El Gobierno, que es quien decide quién de sus integrantes responde a las preguntas de la oposición, entiende que esa cuestión es competencia del titular de Economía, Luis De Guindos, y, como está de viaje, el tema ha quedado aplazado hasta la primera sesión plenaria de febrero.
Así lo ha comunicado en rueda de prensa el portavoz del grupo parlamentario, José Luis Centella, quien ha acusado al Gobierno de tener "miedo al debate" y de usar "maniobras torticeras" para que no se hable sobre este asunto y para dejar a la Izquierda Plural sin pregunta en la sesión de control que se celebrará este miércoles.
"MANIOBRAS TORTICERAS"
De hecho, el diputado andaluz ha lamentado que aunque el Ejecutivo podía haber planteado sus dudas sobre el tenor de la pregunta hace días, ha "esperado hasta hoy" para que el grupo parlamentario que capitanea Cayo Lara "pierda su derecho a tener voz" en la sesión extraordinaria de este miércoles.
Además, ha rechazado el argumento utilizado por el Ejecutivo para justificar el aplazamiento --que se trata de una pregunta que debe responder el ministro de Economía-- y ha asegurado que se ha cumplido el reglamento de la Cámara, que recoge que la creación de una comisión de investigación puede hacerse a propuesta de la Mesa, de dos grupos parlamentarios, de una quinta parte de los diputados o del Gobierno.
Además, Centella ha justificado la decisión de dirigir esta cuestión a Sáenz de Santamaría porque, aunque se trata de un "tema de economía" no es en realidad "una cuestión económica sino de regeneración democrática", y ha advertido de que su grupo seguirá planteando este tema.
"El Gobierno tendrá que hablar de cajas de ahorro, de comisión de investigación. Bárcenas no es cosa del pasado, sigue siendo cosa del presente del PP y, por tanto, el PP no tiene ninguna credibilidad para hablar de regenerar la vida democrática de este país mientras no aclare el pasado. Es una cuestión de voluntad política y, por eso, consideramos que no hay legitimidad del Gobierno para hablar de futuro, de hacer apuestas de futuro sobre transparencia democrática, mientras no se esclarezca el pasado", ha insistido.