Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno brasileño advierte a Telefónica de que no podrá controlar Vivo y TIM

El ministro de Comunicaciones de Brasil, Paulo Bernardo, ha señalado que Telefónica no podrá tener el control de dos de los principales operadores del país como son Vivo (en manos de la multinacional española) y TIM (que controla Telecom Italia), ya que dicho movimiento empresarial seria contrario a las leyes del país.
"Claramente, una empresa no puede controlar a la otra porque eso significaría una concentración muy grande en las manos de un mismo grupo", ha señalado el ministro en declaraciones de la 'Agência Brasil'.
Las declaraciones del ministro de comunicaciones brasileño se producen tras anunciar ayer Telefónica su acuerdo con sus socios en Telco para elevar su participación económica en dicho holding del 46% al 66%, en una primera fase, y al 70%, en una segunda fase por un importe total que rondaría los 865 millones de euros.
De esta cantidad, 441,22 millones de euros corresponden a dos ampliaciones de capital que suscribirá la operadora española y el resto a la compra de un bono emitido por Telco que la firma española abonará con el desembolso de 39,021 millones de acciones en autocartera, que supone un 0,9% de su capital social y un importe de 424 millones de euros.
La firma española ha querido recalcar que, si bien aumenta su participación económica en el holding, su derecho de voto en el mismo seguirá siendo del 46%.
Bernardo ha señalado que el Gobierno brasileño esperará a que este acuerdo sea examinado por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade).
Para Bernardo el control por parte de un mismo grupo de dos operadores móviles en Brasil supondría disminuir la competencia en el mercado, lo que "para nosotros es algo muy negativo".
Por eso, el ministro ha explicado que una operación de este tipo supondría dar a Telefónica una fecha límite para vender el control de una de estas empresa a otro grupo no presente en el país, como son Vivo, Oi, Claro y Nextel. "Un grupo no puede controlar dos empresas de este tamaño en el país, ya que lo impide la ley", ha aclarado.
Actualmente, la filial brasileña de Telefónica, Vivo, es líder en dicho mercado con una cuota del 28%, seguido de TIM, con una cuota del 27%, Claro (controlado por el grupo de Carlos Slim, América Móvil), con un 24%, y Oi, con un 18%.