Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno afronta 2014 con la esperanza de crecer más del 1%

Rajoy supera su segundo año completo de mandato, un ejercicio marcado por la mejora de los indicadores económicos
España logró superar la recesión en el tercer trimestre de 2013 y el Gobierno afronta ahora el nuevo ejercicio con la esperanza de lograr que el PIB crezca más del 1%, aunque las previsiones oficiales apuntan a una cifra ligeramente menor.
De hecho, el cuadro macroeconómico contempla un crecimiento del 0,7% para este año, aunque diversos miembros del Ejecutivo han dicho ya que sus previsiones son muy modestas y que es posible que la recuperación vaya cogiendo un poco más de fuerza según vayan pasando los meses.
Así se ha pronunciado, por ejemplo, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que espera incluso que el incremento del PIB pueda superar el 1% y que la creación neta de empleo llegue con la primavera.
Según las previsiones oficiales, la tasa de paro bajará en 2014 al 25,9% del PIB, por lo que el 2014 se convertirá en el primer ejercicio en el que la tasa de desempleo se moderará desde que el país se vio inmerso en la crisis económica.
La situación comenzó a mejorar en los primeros meses del pasado ejercicio, cuando aún duraba la resaca del anuncio del programa de OMT por parte del BCE, que permitió salvar los momentos más tensos para la economía española en el año 2012.
La prima de riesgo siguió reduciéndose y, salvo algún momento puntual de tensión, los inversores fueron recuperando la confianza en España y volviendo a invertir en el país. De hecho, de enero a octubre, los extranjeros inyectaron 45.003 millones en España, frente a la fuga de 208.219 millones que tuvo lugar en el mismo periodo de 2012.
En paralelo a la mejora de la confianza, Bruselas concedió dos años más a España para situar el déficit por debajo del 3%, lo que consiguió aliviar aún más la situación del Gobierno, que pudo relajar los recortes y apostar por algunas medidas de impulso económico, como la ley de emprendedores.
FIN DE LA RECESIÓN
En este contexto, las cifras macroeconómicas siguieron mejorando hasta que en el tercer trimestre del pasado ejercicio España consiguió salir de la recesión con un tímido crecimiento intertrimestral del 0,1%, que previsiblemente se habrá fortalecido en el último tramo del año.
La superación del ajuste y los avances en la reducción de los desequilibrios de la economía se vieron acompañados de nuevos progresos en la reestructuración del sistema financiero, con el fin de la asistencia prestada por Bruselas y la venta de una de las nacionalizadas (Novagalicia Banco) por 1.000 millones de euros.
Y mientras las cifras mejoraban, el Gobierno siguió aprobando numerosas reformas, como la ley de unidad de mercado, la reforma de las pensiones con un nuevo índice de actualización y la incorporación del factor de sostenibilidad o la ley de desindexación, que desvincula los precios públicos de la evolución del IPC.
Todas estas reformas contribuyeron a seguir mejorando la confianza en España y relajando la prima de riesgo, lo que acabó provocando la mejora de las perspectivas de las tres grandes agencias de calificación (Moody's, Fitch y Standard & Poor's).
2014, EL AÑO DE LA RECUPERACIÓN
Tras poco más de dos años de Gobierno, las nuevas circunstancias permiten al presidente, Mariano Rajoy, cerrar con cierto crecimiento su segundo año completo en el poder, un ejercicio marcado por la mejora de los datos económicos y el regreso de la confianza a los mercados.
De hecho, el propio Rajoy, en su repaso del año, ha asegurado que 2014 será el año del inicio de la recuperación económica, después de que el 2012 fuera el año del ajuste y de que 2013 haya sido el año de las reformas del Gobierno.
"Hoy puedo decir que 2014 será un año mucho mejor, con más actividad y más crecimiento de la economía", señaló Rajoy en su balance, tras comenzar su intervención con un reconocimiento "expreso" a todos españoles por su "comprensión, sentido común, coraje y responsabilidad" ante la crisis.
Pese a la mejora de los datos, el Gobierno sigue apostando por la contención del gasto y ha decidido mantener su política de ajustes en el 2014, con nuevas congelaciones en el sueldo de los funcionarios y el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y con una subida mínima del 0,25% para las pensiones.
RETOS FUTUROS
En este nuevo contexto, el Gobierno tendrá que seguir lidiando con el riesgo de que la economía se estanque y no logre crecer al ritmo adecuado para volver a crear empleo de forma sostenida, tal y como advierten algunos analistas.
Además, tendrá que hacer frente algunas de las reformas que aún están pendientes, como la sistema tributario, la del sistema de financiación autonómica y la vuelta de tuerca a la reforma laboral que reclaman algunos organismos internacionales.