Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprobará el viernes un convenio para revertir al Estado las nueve autopistas de peaje en quiebra

El Consejo de Ministros aprobará el próximo viernes, en la última reunión antes de las vacaciones de verano, un convenio que permitirá a la Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres (Seittsa), de titularidad pública, asumir la gestión de las nueve autopistas de peaje en quiebra y preparar su relicitación para que vuelvan a manos privadas a finales de 2018.
Así lo ha anunciado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en una entrevista concedida a 'El País', en la que afirma que el coste de este proceso se reversión al Estado de las autopistas de peaje será "sustancialmente menor" a los 3.500 millones de euros en los que lo cifra el sector.
De la Serna afirma que la reversión de dichas autopistas no debe calificarse de "rescate", porque las vías entran en liquidación judicialmente, y esa infraestructura revierte al Estado, "queramos o no".
"Y lo que el Gobierno va a hacer es prepararse para cuando llegue ese momento. Para eso, el Consejo de Ministros va a aprobar en su última reunión de julio un convenio para encomendar a la Seittsa la gestión de esas autopistas durante el periodo desde que reviertan al Estado hasta que se vuelvan a licitar. Porque nuestra vocación no es renacionalizar esas autopistas, sino poder volverlas a poner en el mercado", explica el ministro.
Según De la Serna, dicho convenio permitirá que Seittsa realice los estudios de tráfico y de demanda, así como de viabilidad, que se someterán a información pública; después elaborará los pliegos y la auditoría de situación de cada una de las autopistas para preparar a partir de ahí las condiciones de la relicitación, de forma que a finales de 2018 puedan volver a ponerse en el mercado.
Además, la nueva licitación servirá para aminorar el efecto de la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA). "Aún está por decidir si lo hacemos en uno o dos bloques, pero todas saldrán al mismo tiempo", afirma.
En la actualidad, un total de nueve autopistas se encuentran en concurso de acreedores. Estas son las cuatro radiales de Madrid, la Madrid-Toledo, la Ocaña-La Roda, la que une la capital con el aeropuerto de Barajas, Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante.