Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprobará el proyecto de Presupuestos de 2014 el 27 de septiembre

El Consejo de Ministros aprobará el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2014 en su reunión del viernes 27 de septiembre, tal y como ha avanzado este lunes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en rueda de prensa.
Según la normativa vigente, el Gobierno deber entregar al Congreso el proyecto de ley de Presupuestos como máximo tres meses antes de que entren en vigor, por lo que el plazo concluye el lunes 30 de septiembre, día en el que es previsible que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, haga entrega al presidente de la Cámara, Jesús Posada, de los tomos en los que se recoge la propuesta de cuentas públicas.
No obstante, el año pasado el tiempo se le echó encima al Gobierno y Montoro tuvo que llevar los Presupuestos a la Cámara Baja en sábado, por lo que no es descartable que esa circunstancia pueda repetirse este año, aunque es poco probable.
EMPEZARÁN A TRAMITARSE EN OCTUBRE
Tras el registro del proyecto de ley, el Congreso empezará la tramitación en la primera semana de octubre, tal y como consta en el calendario de sesiones plenarias de este periodo de sesiones aprobado por la Mesa y la Junta de Portavoces.
Así, las primeras comparecencias en comisión de los ministros y de otros responsables como el gobernador del Banco de España comenzarán la semana del 1 al 3 de octubre, y el debate de las enmiendas de totalidad se celebrará la semana del 22 al 24.
Posteriormente se debatirán en la Comisión de Presupuestos las enmiendas parciales que presenten los grupos parlamentarios, de tal modo que el dictamen quede aprobado en el órgano que preside el socialista Alfonso Guerra en la primera semana de noviembre, para ser elevado y discutido en el Pleno del 12 al 14 de dicho mes, con presencia de todos los ministros.
Una vez superado ese trámite, el proyecto de ley será remitido al Senado, donde deberá pasar por los mismos pasos. Con las enmiendas que se incorporen en la Cámara Alta, los Presupuestos regresarán al Congreso, que someterá el texto a un nuevo debate en Pleno previo a su aprobación definitiva, que tendrá lugar en la última sesión del año, en la semana del 17 al 19 de diciembre.
MENOS RESTRICTIVOS
Aunque de momento no han trascendido detalles sobre el proyecto en el que trabaja Hacienda, desde el Partido Popular se da por hecho que ya se podrá hacer "alguna política más de dinamización económica", aunque el objetivo "muy claro" de las cuentas será el crecimiento y la creación de empleo, así como seguir con los "esfuerzos para ir consolidando fiscalmente las cuentas públicas", tal y como ha explicado a Europa Press el portavoz 'popular' de Economía en el Congreso, Vicente Martínez-Pujalte.
"Hay que ser muy cautos en los ingresos y, por lo tanto, tampoco podrán ser muy expansivos en los gastos, pero creo que son (unos Presupuestos) más fáciles que los de años anteriores y con menos recortes", añade el diputado, que en cualquier caso es optimista y confía en que la "inflexión" en la curva de crecimiento que ya se está produciendo permita superar "incluso" las previsiones macroeconómicas del Gobierno.
El propio ministro Montoro apuntó durante el debate parlamentario sobre el techo de gasto, a principios de julio, que las cuentas "volverán a ser austeras" como corresponde a "un escenario económico de moderado crecimiento" y avanzó que la mayor parte del ligero incremento de capacidad de gasto se irá a la Seguridad Social, mientras que las asignaciones a los ministerios "seguirán bajando".
En concreto, el gasto máximo autorizado ascenderá a 133.259 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,7% respecto al límite de gasto no financiero de 2013. Esta cifra resulta de una previsión de ingresos de 128.159 millones de euros y un objetivo de déficit de 39.642 millones (3,7% del PIB), cantidades a las que hay que restar la financiación de las administraciones territoriales (31.564 millones) y unos ajustes de Contabilidad Nacional de 2.977 millones.
La partida de gasto destinada a cubrir las aportaciones a la Seguridad Social y los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SPEE) aumentará en 2014 en 4.825 millones. Si se excluye esta partida, el límite de gasto total queda en 104.847 millones, un 1,3% menos que el fijado para 2013.
El techo de gasto de 2014 contempla una caída del 0,7% del gasto disponible de los Ministerios, hasta 36.000 millones, una cifra equivalente a la partida para hacer frente a los intereses de la deuda pública. En cuanto al déficit del Estado, deberá limitarse al 3,5%.