Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno asegura que si hay más intervenciones serán limitadas y asumibles

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante una de sus intervenciones hoy en la sesión de control del Congreso. EFEtelecinco.es
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que, si es necesario llevar a cabo más intervenciones de entidades financieras tras la de Caja Castilla-La Mancha a consecuencia de la crisis, éstas serán en cualquier caso limitadas y asumibles por el Banco de España.
Zapatero hizo estas consideraciones durante la sesión de control en el Congreso, después de que el martes el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advirtiera de que, dada la magnitud de la crisis, es muy probable que sea necesario emplear más recursos públicos en reestructurar entidades de pequeño o mediano tamaño.
El presidente del Ejecutivo mostró una vez más su confianza plena en la profesionalidad del organismo supervisor, que es además, recordó, la institución competente en materia financiera y de intervenciones.
Ante las críticas del líder de la oposición, Mariano Rajoy, que recriminó al Ejecutivo que "improvisa mucho y planifica poco", Zapatero aseguró que el Banco de España, tal y como se acordó en esa Cámara, está elaborando un protocolo de actuación con el objetivo de contar con "instrumentos útiles" para efectuar reestructuraciones del sistema financiero "allí donde sea necesario".
Este plan, aseguró, lo quiere elaborar el Gobierno "con todos los grupos parlamentarios", porque fortalecer el sistema financiero español, que sigue siendo "fuerte y sólido", es "una cuestión de todos".
"Lo queremos hacer para dar seguridad, para que tenga el mínimo coste para el contribuyente, para que se haga con transparencia, para que se respeten las normas de competencia y para mantener que las soluciones privadas sean siempre las mejores", subrayó.
En cuanto al caso concreto de CCM, el diputado popular Álvaro Nadal lamentó la falta de claridad del Gobierno y reprochó al titular de Economía, Pedro Solbes, que no haya acudido antes al Congreso a dar explicaciones sobre "la medida más contundente en el ámbito bancario hasta ahora".
Zapatero se defendió al asegurar que "hemos actuado acertadamente" mientras "otros gobiernos no informaban de nada", y Solbes explicó que no comparecerá mañana con el gobernador del Banco de España para "preservar la independencia" del organismo supervisor.
Zapatero subrayó, además, la rapidez y la transparencia en la información dada sobre CCM, ya que, apuntó, el Banco de España intervino el sábado y tanto los grupos políticos como la sociedad lo conoció al día siguiente.
Asimismo, Solbes explicó, una vez más, que la caja castellano-manchega se intervino porque después del fracaso de la primera opción de llegar a un acuerdo en el ámbito privado se había lesionado "la posición del coeficiente regulatorio y había riesgo de que se lesionara más".
A partir de ahí, apuntó, se deciden los 9.000 millones de euros de aval porque el Banco de España "pensó que era la cantidad máxima necesaria para evitar cualquier nuevo decreto ley".
Solbes reconoció que CCM es relevante en su región, pero defendió que "la cosa hay que situarla en su contexto" porque la caja es pequeña dentro del conjunto del sistema financiero español.
Al respecto de CCM, el Gobierno de Castilla-La Mancha aseguró también hoy que "no tiene nada que ocultar", por lo que no le preocupa una comisión de investigación parlamentaria sobre una entidad que, a juicio de la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, "siempre ha sido transparente".
El director general de Caja Castilla-La Mancha (CCM), Ildefonso Ortega, y los tres administradores nombrados por el Banco de España han escrito, por su parte, una carta a los clientes de la entidad en la que explican la medida adoptada por el organismo supervisor y agradecen las muestras de fidelidad recibidas.