Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno británico presenta un segundo plan para estimular los créditos

El Royal Bank of Scotland anuncia pérdidas de hasta 9.000 millones de libras. Vídeo: ATLAStelecinco.es
El Tesoro británico quiere proteger a las instituciones financieras de posibles pérdidas por impago de sus acreedores, con lo que se espera que las nuevas medidas sean suficientes para devolver la confianza en el sector. Así el Gobierno amplía el llamado Programa de Garantía del Crédito, que asegura las deudas de los bancos que fueron recapitalizados por la Administración a finales de 2008.
Este es el segundo programa que presenta el Ejecutivo laborista en tan sólo tres meses y pone de manifiesto el alcance de la crisis financiera que atraviesa el Reino Unido.
El Tesoro ha analizado varias opciones puesto que el primer plan de rescate, de 37.000 millones de libras (unos 40.330 millones de euros), dado a conocer el pasado octubre, no consiguió crear las condiciones necesarias para reanudar un flujo normal de préstamos.
Según el Gobierno, este plan se ha hecho necesario debido al deterioro de la situación financiera global en los dos últimos meses y porque la concesión de créditos a "los negocios, los propietarios de viviendas y los consumidores es esencial para apoyar la recuperación económica".
"Las medidas de hoy pretenden atajar la principal fuente de incertidumbre en el sistema financiero y mejorar la confianza, permitiendo a los prestamistas aumentar sus créditos, lo que se traducirá en un apoyo mas eficaz a la economía", puntualiza la nota.
Este plan llega el mismo día en que el Royal Bank of Scotland ha anunciado pérdidas de entre 8.800 y 9.900 millones de euros previas a las se deriven de su adquisición del banco holandés ABN Amro.
Al mismo tiempo, el banco ha dicho haber llegado a un acuerdo con el ministerio de Economía para canjear 5.000 millones de libras en acciones preferentes por acciones ordinarias, lo que aumenta de hecho la participación del Estado en el control del banco.
 
EB