Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno catalán vuelve a mediar sin éxito entre Panrico y los trabajadores

Volverán a emplazarse la semana que viene para acercar posturas
El Gobierno catalán ha vuelto a mediar este viernes entre la dirección de Panrico y los trabajadores del fabricante de Donuts y Bollycao en una reunión que ha acabado sin acuerdo, por lo que todas las partes se han emplazado a un nuevo encuentro la semana que viene.
Por parte de la Generalitat han asistido el secretario de Empleo y Relaciones Laborales, Ramon Bonastre, y el director general de Relaciones Laborales y Calidad en el Trabajo, Jordi Miró, además de representantes de la dirección y de los trabajadores.
Según han explicado a Europa Press fuentes cercanas a las negociaciones, la reunión se ha producido a petición del Govern, y en el encuentro se ha analizado la situación global de la empresa, que han definido como "compleja y complicada".
Mientras duraba la reunión, alrededor de una cincuentena de trabajadores de Panrico se han concentrado ante las dependencias de Trabajo de la Generalitat, donde también se han desplazado tres furgones de los Mossos d'Esquadra.
HUELGA INDEFINIDA
La planta de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) es la única de las fábricas de Panrico en España afectada por la reducción de personal que optó por la huelga indefinida como señal de protesta, que se inició el 13 de octubre, después de que la empresa anunciara el preconcurso de acreedores y un plan de viabilidad.
Los empleados de Santa Perpètua decidieron a finales de noviembre seguir con la huelga indefinida a pesar del pacto alcanzado por los representantes de UGT y por tres delegados de CC.OO. en las plantas de Sevilla, Valladolid y Zaragoza, que supondrá el despido de hasta 745 trabajadores de una plantilla de más de 2.000 y una rebaja salarial de hasta el 18% para el resto.
En concreto, el acuerdo --que ha permitido aparcar el concurso de acreedores en la empresa de bollería-- contempla extinciones de un máximo de 745 trabajadores, que se realizarán en los ejercicios 2013, 2014, 2015 y 2016, y en función de la evolución del negocio, las extinciones laborales en los años 2015 y 2016 podrán realizarse o no.