Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno catalán reclama por vía contenciosa los 759 millones de la adicional tercera de 2008

Mas-Colell no se reunirá con Montoro, que visita este viernes Barcelona por un acto del PP
El conseller de Economía y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, ha anunciado que el Govern envía este viernes el requerimiento que inicia el proceso contencioso administrativo para el pago de la liquidación de la disposición adicional tercera del Estatut correspondiente a 2008, que asciende a 759 millones de euros.
En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, ha señalado que este importe estaba jurídicamente legitimado y debía haberse recibido en 2011, pero todavía está pendiente.
Ha añadido que si la Generalitat lo recibe este año, podrá restarse de los 2.300 millones que los presupuestos catalanes de 2014 prevén lograr a través de ventas de patrimonio y concesiones, en una lista que el conseller prevé concretar "en unas semanas" y que presentará en la Comisión de Economía del Parlament.
Ante las críticas de la oposición por la falta de concreción de cómo conseguirá la Generalitat estos 2.300 millones, ha argumentado que el Consell de Garanties Estatutàries concluyó ante el recurso del PP que era legítimo no pormenorizar las operaciones, y el conseller ha explicado que respecto al total de activos de la Generalitat "es una cantidad asumible y gestionable".
Ha añadido que pronto prevé concretar los proyectos en los que trabajará para lograr este objetivo, y ha reconocido que crearán "controversia" porque el juego político es controversia, pero que no deben crear intranquilidad.
NO SE VENDERÁN PISOS SOCIALES
"Será una cosa muy medida y no afectará al funcionamiento del sector público y en algunos casos tendrá efectos positivos", ha afirmado, y aunque no ha concretado ningún proyecto, sí que ha descartado la opción de vender parte del parque de viviendas sociales de la Generalitat.
En el caso de concesiones, ha expuesto: "Hay más de una actividad que necesita inversiones, que nosotros no estamos ahora en condiciones de realizar; las concesiones son una manera de conseguir compromisos de inversión que necesitan los servicios públicos".
En este sentido, ha recordado que la L9 del Metro de Barcelona, que debe conectar con el Aeropuerto y actualmente tiene las obras paradas, está concesionada, y que llegue antes o después "dependerá de que la fórmula concesional permita llevar adelante las inversiones necesarias".
Asimismo, Mas-Colell no renuncia a que parte de la cifra de 2.300 millones pueda llegar "por la vía de la acción política", como el mencionado dinero de la disposición adicional tercera de 2008 o mayores ingresos para el sistema de financiación autonómica de 2014.
FINANCIACIÓN
Mas-Colell ha avanzado que no prevé reunirse con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en su visita este viernes a Barcelona, adonde acude a la Convención Política del PP catalán con argumentos económicos sobre la financiación de Catalunya y del resto de comunidades.
El conseller ha apuntado que "habrá réplica si debe haber" por parte de la Generalitat a lo que exponga el ministro, del que ha señalado que visita la capital catalana en un contexto muy político, para tratar de contrarrestar el impulso político de Catalunya.
"Dejando la economía aparte, estamos viviendo una auténtica agresión al autogobierno; están lloviendo medidas desde Madrid que se traducen en una licuefacción del autogobierno de Catalunya", como prescindir del Síndic de Greuges, o la ley de educación, o una multitud de cosas, ha apostillado.
Mas-Colell ha insistido en que el reparto de los ingresos fiscales entre la administración central y las autonomías "está claramente decantado a favor del Gobierno central", lo que es un trato injusto de base, y ha incidido en que el reparto de la financiación debe ser equivalente a una combinación de los pesos de población y PIB de cada territorio.
Sobre este reparto, que el Gobierno central prevé modificar este año, ha constatado que "más café para todos sería café descafeinado para Catalunya", de la que ha destacado su potencial económico.
Ha reconocido que la Generalitat tendrá todavía los mercados cerrados en 2014 para poder obtener financiación exterior --"no creo que sea posible"--, pero ha señalado que hay mejoras respecto a 2013.
"Podemos afrontar este año, no diría con tranquilidad, porque todavía quedan muchas incógnitas", pero los indicadores económicos están mejorando y una vez aprobados los presupuestos catalanes de 2014, hay estabilidad presupuestaria con unas cuentas sin más recortes, ha sostenido.
BALANZAS FISCALES
Preguntado por si Montoro utilizará como argumento este viernes resultados del análisis de las balanzas fiscales que el Ejecutivo central está elaborando, el conseller ha pedido que se publiquen todos los datos.
"Una vez los datos estén disponibles, las metodologías son estándar y el mundo académico podrá discutirlos. Si no dan todos los datos, siempre habrá dudas sobre las cifras que se den", ha remachado.