Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno admite que el crédito puede contraerse a corto plazo por las nuevas exigencias de capital

López Garrido dice que se compensará con la recuperación de la confianza
El Gobierno ha admitido este viernes que los créditos que dan los bancos podrán contraerse "a corto plazo" como consecuencia de las necesidades de recapitalización pactadas a nivel europeo, pero considera que esta desventaja se verá compensada con la recuperación de la confianza que les reportará la medida.
El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha reconocido que el plan de recapitalización acordado esta semana en Bruselas --que obliga a los grandes bancos españoles a aumentar su capital en 26.161 millones de euros-- "quizás pueda afectar al crédito en el corto plazo".
En un encuentro con medios de comunicación, López Garrido ha apuntado que el crédito ya se ve restringido en la actualidad como consecuencia de la crisis y ha subrayado que en todo caso no puede "fluir sin confianza".
Por eso en su opinión, el plan de recapitalización de la banca europea "no es discriminatorio" con España y será "bueno para el crédito" a medio y largo plazo.
Las necesidades de la banca española suponen alrededor de la cuarta parte del total de 106.400 millones que costará la recapitalización de las entidades sistémicas europeas. España es el segundo país con mayores necesidades de recapitalización, sólo por detrás de Grecia (30.000 millones).
López Garrido ha sostenido que la propuesta de la Autoridad Bancaria Europea sobre el reparto de las necesidades de recapitalización de los bancos europeos se ha hecho con "datos objetivos" y no ha sido una decisión "política".
Ha reconocido que en el cálculo que se le exige a las entidades españolas ha podido pesar su exposición al sector inmobiliario, pero también el hecho de que España es, junto con Alemania e Italia, uno de los países europeos con mayor número de entidades con riesgo sistémico, esto es de bancos muy grandes y poderosos que podrían contagiar a otros en caso de problemas.
Ha puesto en valor que la UE y, en particular los países del Eurogrupo (los que comparten la moneda única), por vez primera han "planteado todos los problemas de fondo que aquejan a la Eurozona desde el punto de vista financiero globalmente y con concreción".
Las medidas adoptadas esta semana por los líderes europeos (recapitalización de la banca, aumento de la dotación del fondo de rescate...) "dan una enorme fortaleza al sistema financiero europeo" y han "conseguido" disipar la desconfianza sobre su solidez, como demuestra la subida de las Bolsas tras la cumbre del Eurogrupo, ha subrayado.
López Garrido ha augurado que a partir de ahora se abrirá una etapa "donde se van a calmar mucho más las aguas".