Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno niega "discriminación" a Andalucía y tiende la mano a Griñán

Carmen Crespo, Delegada del Gobierno en AndalucíaEFE

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha negado que el Ministerio de Hacienda está "discriminando a Andalucía o a ninguna otra comunidad al fijar los objetivos de endeudamiento" aprobados en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y ha tendido la mano al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, para "profundizar juntos en la línea de colaboración abierta durante la reunión que mantuvo el pasado lunes con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que se comprometió trabajar por el bien de España".

En un comunicado, Crespo ha explicado que los objetivos de endeudamiento parten de la deuda viva a 31 de diciembre de cada comunidad autónoma, "una situación que se ha encontrado este Gobierno", y ha querido dejar claro que "a todas las comunidades se les ha aplicado el mismo mecanismo para determinar los objetivos de deuda". A su juicio, resulta "poco creíble" que la Junta abandonara la reunión del Consejo por reivindicar dos puntos de deuda, "cuando se le acaban de autorizar 2.700 millones más de deuda por el pago a proveedores".
En este sentido, la representante del Ejecutivo central en Andalucía ha hecho un llamamiento a "la responsabilidad, coherencia y lealtad institucional entre administraciones" tras la decisión de la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, de abandonar la reunión del CPFF, actitud que considera que será "difícil que los andaluces entiendan", y ha animado a la Junta a "colaborar con el Gobierno de España trabajando codo con codo, sin recurrir a la confrontación, y acometiendo sin dilación las urgentes reformas que necesita Andalucía para ordenar sus cuentas públicas y volver a la senda del crecimiento".
Tras advertir de que el nuevo recurso de inconstitucionalidad anunciado por la Junta "no es bueno para nadie ni beneficiará a los andaluces", Crespo ha recordado que "todas las comunidades autónomas están obligadas a alcanzar el objetivo de déficit del 0,7 por ciento del PIB en 2013 y a cumplir el techo de deuda" y ha destacado que, en aplicación de la ley de Estabilidad, "por primera vez las comunidades autónomas inician la elaboración de sus presupuestos con un techo de gasto, lo que aporta rigor y transparencia".
Exigencia compartida
"Somos conscientes de que se trata de una programación muy exigente y severa, también para la Administración General del Estado y la Seguridad Social, pero es la que necesita España para superar la crisis cuanto antes, ganar confianza y volver a la senda de la creación de empleo", ha añadido la delegada, que ha indicado que "discutir los objetivos presupuestarios y el techo de gasto en la actual coyuntura, cuando los mercados y nuestros socios europeos nos miran con lupa, no contribuirá en absoluto a mejorar las cuentas de la Junta ni la realidad económica de la comunidad autónoma".
A este respecto, ha insistido en que desde el primer momento el Gobierno ha apoyado a las comunidades autónomas, dándoles liquidez a través del plan de pago a proveedores y de la línea ICO Vencimientos y creando el Fondo de Liquidez Autonómico. "Exigimos que cumplan sus objetivos de déficit porque ésta es nuestra responsabilidad en esta crisis de deuda soberana en la UE", ha concluido.