Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dice que las emisiones de deuda indexada atraerán nuevas inversiones durante plazos más largos

El Gobierno justifica la decisión del Tesoro de emitir deuda española en bonos ligados a la inflación asegurando que permitirá atraer a nuevos inversores y alargar la duración de la inversión, a la vez que se reduce la presión sobre instrumentos tradicionales y se mejora el "ajuste" entre los pasivos y los activos del Estado, que en su mayor parte están vinculados a la evolución de los precios.
Así se lo dice al presidente del grupo de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Cayo Lara, quien en una pregunta parlamentaria criticaba la "contradicción" de "procurar una rentabilidad asegurada en términos reales" a los inversores a la vez que se toman medidas para "devaluar las rentas de la mayoría de la población" y se aprueban nuevas legislaciones que desvinculan rentas, precios, pensiones o sueldos públicos del IPC.
En su respuesta, que recoge Europa Press, el Ejecutivo afirma sin embargo que este tipo de bonos de deuda pública permitirán "acceder a una nueva base inversora", lo que dará acceso a fuentes de financiación más variadas tanto por tipo de inversor como por zona geográfica, reduciendo por tanto la presión sobre los instrumentos tradicionales de deuda pública.
TAMBIÉN LOS TIENEN OTROS PAÍSES
Asimismo, el Gobierno prevé que la duración de la cartera de inversión tenga recorridos más largos y asegura que "los pagos de inflación logran un mejor ajuste entre pasivos y activos del Estado ya que gran parte de los activos del Estado están vinculados a la inflación española". No aclara, sin embargo, la duda de Cayo Lara sobre "qué efectos tendrá este tipo de emisiones sobre el gasto en intereses de la deuda".
Recuerda también que otros países europeos tienen programas regulares de bonos indexados, como Francia, que tiene el 12% de su deuda colocada a través de este instrumento (176.000 millones), Italia, con el 7,7% (133.565 millones); o Alemania, con el 5% (59.000 millones). Lo mismo sucede con otros países como Estados Unidos o Japón, que cuentan con programas "sustanciales" de este tipo.
El Tesoro emitió el pasado 13 de mayo por primera vez una obligación a diez años --con vencimiento el 30 de noviembre de 2024-- indexada a la inflación europea, que se dirigió a inversores institucionales y se cerró con la colocación de 5.000 millones de euros a un tipo de interés real del 1,835%, tras recibirse peticiones por valor de 20.300 millones de euros.
Aunque estos bonos tienen un cupo anual fijo, a su vencimiento el Estado se compromete a devolver al inversor una cantidad actualizada en función de los precios medidos por el IPC armonizado de la zona euro.