Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aún no ha examinado la posible adquisición por Correos de un operador postal portugués

El Consejo de Ministros aún no ha examinado el expediente de adquisición, por parte del Grupo Correos, de un operador postal portugués, que fue anunciado hace ahora un año por el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre.
Durante su comparecencia el año pasado ante la Comisión de Presupuestos del Congreso para explicar las cuentas del 'holding' de 2014, Aguirre avanzó que en los siguientes meses se podría cerrar una operación de compra de un operador postal luso para que Correos pudiera prestar servicio también en el país vecino o incluso generar un servicio postal ibérico para toda la península.
Sin embargo, en la misma intervención sobre las cuentas de 2015, que se ha celebrado este jueves, el presidente de la SEPI ha reconocido que la adquisición ya tiene el visto bueno del consejo de administración tanto de Correos como del 'holding', pero que el Consejo de Ministros "todavía no se ha pronunciado al respecto ni ha examinado el expediente", un requisito imprescindible dado que la operación conllevaría un incremento del perímetro del sector público.
RETOS DE FUTURO
En otro orden de cosas, el presidente de la SEPI ha puesto en valor el "intenso saneamiento" de las cuentas del grupo que se ha llevado a cabo en los últimos tres ejercicios para enjugar los 518 millones de euros de deuda acumulada en anteriores legislaturas por el impacto de la subvención al Servicio Postal Universal.
No obstante, también ha justificado el "descenso de las cifras de negocio" de Correos en el cambio del modelo de negocio del sector, que exige de una "reflexión tarde o temprano" para "homologar" Correos a "otros servicios postales" como el británico, el francés, el alemán o el australiano, que es el que más le gusta a Aguirre para servir de modelo a la empresa española.
Junto con este necesario análisis, el próximo ejercicio también se abordará "de manera sincera y con un compromiso social" de empresas y empleados la finalización de la negociación del convenio colectivo, que está denunciado desde 2013 y que de momento no ha podido ver la luz, pese a un año de "aproximación de posturas".
"Nosotros estamos siguiendo la negociación de manera intensa y detenida, y confiamos en que en 2015 pueda ver su firma", ha reconocido Aguirre, haciendo un reconocimiento expreso del "compromiso" y la "vinculación" de los sindicatos y los trabajadores con el futuro de la empresa y su "nuevo modelo".
EXPEDIENTES EUROPEOS
Finalmente, ha asegurado que la Sociedad ofrecerá "colaboración plena y leal" a las autoridades comunitarias en los expedientes que tiene abiertos a Correos por la demanda de "alguna empresa" por valor de 3.297 millones de euros contra la prestación del Servicio Postal Universal, siempre de forma compatible con la defensa "unánime y sin fisuras" de los intereses generales de España.
"España colabora con la Comisión Europea (CE), facilitando contestaciones y requerimientos de documentación. Esperamos que en un futuro la UE, que está en estos momentos en otras tareas, pueda pronunciarse al respecto (de los expedientes abiertos a Correos), pero estaremos siempre del lado de facilitar la información y de ayudar al Grupo para evitar que ningún elemento pueda generar incertidumbre", ha zanjado.