Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno limita a un máximo de dos millones la captación por proyecto de 'crowdfunding'

Las plataformas de 'crowdfunding' no podrán captar más de dos millones de euros por cada proyecto y tendrán que contar con un capital social inicial de 60.000 euros, según han detallado fuentes del Ministerio de Economía.
Las fuentes han reconocido que la captación de financiación para cada proyecto se podría fraccionar para esquivar este límite, si bien han asegurado que no existe un "excesivo temor" ante este supuesto. En cuanto a los requisitos de acceso, desde Economía han defendido que son "muy reflexionados" y han asegurado que no parece un "obstáculo elevado" para estas plataformas.
En este sentido, han precisado que se ofrece la alternativa de un seguro de responsabilidad civil por posibles daños en su actividad."No queremos llegar tarde a la regulación", han afirmado desde el departamento dirigido por Luis de Guindos.
El Gobierno ha realizado un análisis "profundo" de las regulaciones en los países punteros en 'crowdfunding', como Estados Unidos y Reino Unido, con el fin de garantizar una protección razonable del inversor y evitar fraudes "masivos". Además, el Ejecutivo persigue responder a las peticiones del sector para ganar más confianza de los inversores.
TECHO DE CAPITALIZACIÓN PARA OPERAR EN EL MAB
El proyecto de ley de Fomento de la Financiación Empresarial aprobado este viernes por el Consejo de Ministros también fija un techo de capitalización de 500 millones de euros para operar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Fuentes de Economía han concretado que este valor bursátil se tendrá que dar de forma continuada durante seis meses.
El proyecto se acaba de remitir a la Cortes para su tramitación y es considerado como una de las últimas piezas de la reestructuración financiera para incentivar la fluidez del crédito hacia la economía.