Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno no teme una subida excesiva del precio del petróleo como consecuencia de la Guerra de Siria

El Gobierno no teme que la Guerra de Siria provoque una subida apreciable del precio del barril Brent de petróleo, y asegura que "dentro de la prudencia con la que deben realizarse este tipo de análisis, los fundamentales del mercado apuntan a una mejoría en las perspectivas para los próximos meses".
Así lo señala en respuesta a la diputada de UPyD Irene Lozano, quien hace unos meses expresó sus temores sobre un aumento "significativo" del precio del Brent por el conflicto armado, y preguntaba al Ejecutivo por algún "plan de contingencia" para cubrir la demanda del país así como por las posibles desviaciones presupuestarias que ese escenario pudiera causar.
En su respuesta, fechada el 28 de noviembre y que recoge Europa Press, el Ejecutivo reconoce la dificultad de hacer predicciones sobre los mercados energéticos, aunque señala que "tras seis meses de ascensos continuos, los precios del Brent parecen apuntar a una cierta moderación a medida que se concretan los planes alternativos a una intervención militar en Siria".
IMPORTACIONES "IRRELEVANTES"
Además, recuerda que la importación de petróleo desde ese país es "despreciable", matizando que genera más preocupación la posibilidad de aumento de la inestabilidad en otros países de Oriente Medio y África del Norte, que se uniría al "desplome" de las exportaciones libias y que podría tener "efectos relevantes" también en los suministros iraquíes.
"No obstante, existen otras señales positivas que podrían materializarse en unas condiciones de mercado más amables en el cuarto trimestre (de 2013) derivadas al descenso en la demanda de crudo de las refinerías, de un aumento del suministro mundial por razones estacionales, cíclicas, políticas y estructurales; y de un aumento en las existencias de la OCDE que podrían superar los niveles medios de los últimos cinco años", añade el Ejecutivo.
Por todo ello, defiende "con prudencia" que los datos básicos del mercado energético apuntan a "una mejoría en las perspectivas para los próximos meses" tanto a nivel de precios como de suministro. Sobre este punto, también se recuerda que la Ley del Sector de Hidrocarburos y la normativa comunitaria obligan al Estado a garantizar el suministro de productos derivados del petróleo a todos los ciudadanos, regulando así el mantenimiento de unas existencias mínimas de seguridad, la diversificación de abastecimiento y la corporación de reservas estratégicas.
En concreto, se establece que las existencias mínimas de seguridad deben ser equivalentes a 92 días de consumo o ventas de productos petrolíferos para gasolinas, destilados medios (querosenos y gasóleos) y fuelóleos. Además, la normativa de la UE requiere que los estados miembros cuenten con un programa nacional de medidas, incluyendo la posibilidad de aplicar existencias mínimas de seguridad, restricción de demanda, sustitución de combustibles y aumento de la producción nacional, para hacer frente a eventuales crisis de suministro.
"Por tanto, cabe concluir que España dispone de los instrumentos necesarios para garantizar el suministro de productos petrolíferos a los ciudadanos y empresas de nuestro país", concluye la respuesta parlamentaria.