Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno pondrá a la venta los silos de cereales para crear empleo y reactivar la economía

El Gobierno pondrá a la venta los silos utilizados para la gestión de las compras y almacenamiento público de cereales, con el fin de que dichas infraestructuras, que tienen un coste elevado "difícil" de justificar, puedan ser utilizadas para otros fines que contribuyan a la creación de empleo y la reactivación de la economía.
En la actualidad, la red básica de almacenamiento público está compuesta por 142 silos y graneros con una capacidad total de almacenamiento de 980.070 toneladas, según consta en la página del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), cuyo Estatuto ha sido modificado para proceder a la enajenación de dichos inmuebles.
"Considerando que el mantenimiento de una red de almacenamiento representa un coste elevado que es difícil de justificar y que no existe una previsión clara de utilización en el futuro, dada la situación de franco deterioro en que se encuentran, se considera imprescindible proceder a su enajenación como único medio de posibilitar que dichas infraestructuras puedan ser utilizadas para otros fines que contribuyan a la creación de empleo y la reactivación de la economía", según consta en el Real Decreto publicado este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
Los silos han venido funcionando sin interrupción durante décadas, si bien, como consecuencia de la reducción progresiva de la intervención de productos agrícolas en el seno de la UE, en la actualidad resultan prácticamente inservibles y están en una situación de abandono.
La red nacional de silos comienza a proyectarse en 1944 inciándose con la construcción de las primeras unidades situadas estratégicamente teniendo en cuenta los nudos de comunicaciones y las líneas de ferrocarril. La primera unidad que entró en funcionamiento fue el silo de Alcalá de Henares (Madrid) en 1949.