Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno francés aprueba el programa de estabilidad con el compromiso de reducir al déficit al 3% en 2015

El Ejecutivo amplía en 4.000 millones el ajuste en 2014 y confirma su plan de recortes de 50.000 millones para 2015-2017
El Gobierno francés ha aprobado este miércoles en Consejo de Ministros el programa de estabilidad que debe remitir a Bruselas y en el que se compromete a cumplir su objetivo de reducir el déficit al 3% en 2015 para cumplir con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), aunque se basa en un escenario de crecimiento calificado de optimista.
Según el documento, el Gobierno francés espera que el déficit de las administraciones públicas cierre 2014 en el 3,8% y en 2015 en el 3%, dos décimas por encima de lo que recogía su anterior estimación del 3,6% y el 2,8%, respectivamente.
En los años siguientes, el Ejecutivo presidido por François Hollande espera que el déficit mantenga su tendencia a la baja, descendiendo hasta el 2,2% en 2016 y el 1,3% en 2017.
Esta reducción del déficit se llevará a cabo en un escenario de mayor crecimiento de la economía gala, que pasará de registrar un incremento del PIB del 1% este año, a subir un 1,7% en 2015 y un 2,25% tanto en 2016 como en 2017.
El Alto Consejo de las Finanzas Públicas ha publicado su valoración de estas nuevas previsiones que considera "realistas" para 2014 y "dentro de su alcance" las de 2015. Sin embargo, ve "optimistas" las de 2016 y 2017 porque se basan en supuestos favorables tanto en el caso del apoyo exterior como de la demanda interna.
Las medidas detalladas en este programa de estabilidad para 2014-2017 y el plan nacional de reformas que le acompaña tienen como objetivo reforzar la economía y su capacidad de crear empleo, así como sanear las cuentas públicas para recuperar margen de maniobra y reducir la deuda pública sin que afecte al crecimiento ni a la financiación de la educación, la justicia y la seguridad.
El Gobierno explica que este estrategia se articula en torno a la entrada en vigor del Pacto de responsabilidad y solidaridad del Ejecutivo, así como en el plan de ajuste "sin precedentes" para reducir el gasto público en 50.000 millones de euros entre 2015 y 2017.
Este plan, presentado la semana pasada por el primer ministro de Francia, Manuel Valls, incluye la congelación de los salarios de los funcionarios, las pensiones y las prestaciones sociales, salvo las mínimas, y ya ha sido rechazado por parte de los diputados socialistas.
Para 2014, el Gobierno reconoce que va a necesitar llevar a cabo un esfuerzo adicional de ajuste de 4.000 millones de euros, que se llevará a cabo íntegramente con una reducción del gasto público, que se suman a los 18.000 millones de euros previstos en los presupuestos para 2014.