Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno propone subir las tarifas eléctricas de acceso un 4% a los hogares en julio

Según fuentes del mercado, este aumento en los peajes de acceso supondría un incremento de en torno al 4% de la tarifa de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno y a la que pueden acogerse 26,8 millones de hogares y pymes. Además, en julio el IVA que se aplica en el recibo de la luz se elevará del 16 al 18 por ciento.
En el cálculo de la TUR influyen los peajes de acceso, los impuestos y el resultado de las subastas CESUR para la adquisición de la energía, que, según los expertos, arrojarán un precio superior al de las celebradas para establecer la tarifa del primer semestre.
El borrador de Orden fija un incremento de los peajes del 10% para la baja tensión (hogares y pequeños negocios), del 5% para la alta tensión del escalón 1 (industria en zona urbana) y del 0% para el resto de la alta tensión (grandes consumos).
Entre otros conceptos, los peajes retribuyen elementos regulados como las primas a las renovables o el déficit de tarifa que se genera, porque los ingresos obtenidos vía recibo de la luz no cubren todos los costes que soporta el sistema.
Debido a la mayor demanda
En la propuesta, el Gobierno añade que las condiciones económicas del primer trimestre obligan a revisar al alza las previsiones de demanda para 2010 realizadas en diciembre de 2009. Así, este año se cerrará con un incremento de la demanda eléctrica del 1,5% respecto a 2009, según el documento, en el que se considera que el consumo será un 2,25% superior al previsto en diciembre del año pasado.
Por otra parte, la Orden establece una previsión final de costes de actividades reguladas para el conjunto del año de 13.090 millones de euros, mientras que los ingresos de acceso se cifran en 13.100 millones de euros, lo que arrojará un "superávit" de 10 millones de euros.
Sin embargo, en la orden sobre peajes que entró en vigor en enero se establecían unos costes por actividades reguladas de 16.050 millones -con unas primas al régimen especial de 5.888 millones de euros- y unos ingresos de 13.784 millones.
El Gobierno, que actualmente trabaja en la revisión del sistema a las primas a las renovables, había fijado para este año que el déficit de tarifa eléctrica no podía superar los 3.000 millones de euros.  
Medida "inaceptable" para las familias
Las principales asociaciones de consumidores han mostrado su total oposición a esta posible subida porque, en un momento de crisis como el actual, esta una medida es "del todo inaceptable" para las familias.

"Es una afrenta en toda regla, en este momento de crisis. Si la subida rondase la inflación o incluso estuviera unas décimas por encima del IPC, podríamos estar de acuerdo, pero en ningún caso podemos aprobar una subida del 10% porque es una cifra del todo descabellada", ha advertido el portavoz de la confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Antonio López.

En la misma línea, la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu, ha rechazado frontalmente una subida de la luz por encima del IPC porque, en estos momentos, cualquier aumento superior a esa cifra es "un golpe directo a la línea de flotación del consumidor". EBP/RSO