Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco reconoce que el veto de Rusia "no afecta a Euskadi de forma directa", pero se pueden bajar los precios

El viceconsejero vasco de Agricultura y Pesca del Gobierno vasco, Bittor Oroz, ha reconocido que el veto de Rusia a la entrada de productos frescos procedentes de la Unión Europea "no afecta a Euskadi de forma directa", pero advierte de que un "exceso de oferta rebajaría los precios y distorsionaría el mercado".
En una entrevista concedida a El Correo, recogida por Europa Press, Oroz lamenta también que el bonito "se está alejando del Golfo de Bizkaia", por lo que se está ante "un problema serio", pero que "no amenaza el futuro de la pesca".
Por otro lado, califica de "tendencia muy pequeña" el que los jóvenes opten por regresar al campo ante la falta de oportunidades laborales. "No parecen muy animados. No lo ven como opción porque no sienten que sea una actividad atractiva", añade.
Cuestionado por cómo afecta a Euskadi el veto de Rusia a los productos frescos procedentes de la Unión Europea, el viceconsejero reconoce que "de forma directa no nos afecta", aunque indirectamente "sí puede tener un efecto negativo".
"Las exportaciones agroalimentarias de Euskadi a Rusia se centran en el sector del vino y de las conservas de pescado, no en frescos. En concreto, el sector exporta a Rusia por valor de un millón de euros, pero en las dos partidas señaladas, que no están afectadas por las restriccciones", aclara.
No obstante, advierte de que hay varios países cuyo mercado principal de exportación es Rusia y si se les cierra, "lo lógico es que busquen destinos alternativos para colocar sus excedentes".
"Ello traería consigo un exceso de oferta que rebajaría los precios y distorsionaría el mercado", considera, para añadir que la solución debiera pasar por "compensar a esos productores y que se saque del mercado la cantidad excedentaria para que no distorsione el mercado".
Por otro lado, reconoce que el bonito se está alejando del Golfo de Bizkaia, por lo que "cada vez es más caro ir a capturarlo". "Hay que esperar a que los biólogos confirmen a qué se debe ese cambio y si es cíclico o permanente", destaca, para añadir que "la tesis que se maneja es que se puede deber a que la temperatura del Cantábrico está aumentando".