Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dejará la reforma financiera para el Consejo de Ministros del 31 de agosto

El Gobierno no aprobará mañana la nueva reforma financiera, la tercera desde que el Partido Popular está en el poder, sino que esperará al Consejo de Ministros del 31 de agosto, según señalaron fuentes gubernamentales a Europa Press.
Con este cambio, el Ejecutivo pretende adaptar el Memorando de Entendimiento pactado con la UE y cerrar la reestructuración financiera, un proceso que inició el Partido Socialista en su última etapa del Gobierno y que no acaba de despejar las dudas de los mercados sobre el sistema financiero español.
En este caso, el cambio permitirá al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) liquidar entidades no viables, así como requerir el cese y sustitución de gestores de bancos para evitar su deterioro.
La reforma incluye además una solución para los tenedores de participaciones preferentes o subordinadas de las entidades que han recibido ayudas públicas o han sido intervenidas, aunque los inversores tendrán que asumir una quita, ya que el canje se hará teniendo en cuenta el valor de mercado de estos productos.
De la misma forma, el cambio intentará evitar escándalos de este tipo en el futuro fijando un valor mínimo de 100.000 euros para las emisiones de sociedades no cotizadas de este tipo de productos, lo que deja fuera a casi todos los inversores particulares.
Asimismo, establece que la oferta debe contar con un tramo exclusivamente dirigido a clientes profesionales de al menos el 50% del total y eleva los requisitos de información por parte de las entidades para que los inversores sepan lo que compran.
SE VUELVEN A LIMITAR LOS SUELDOS
La nueva reforma introduce también algunos cambios que afectan a reformas anteriores, como la limitación del sueldo máximo de los banqueros de entidades que hayan recibido ayudas a 500.000 euros.
Este cambio supone un paso más en la limitación de sueldos de gestores de entidades con ayudas o intervenidas que entró en vigor hace apenas dos semanas, y que ya rebajaba el sueldo máximo de estos profesionales a 600.000 euros.
Además, con la nueva reforma, el Gobierno obligará a las entidades financieras a contar con un capital principal de, al menos, el 9% antes del 1 de enero de 2013.
Esta cifra es superior a la que fijó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que estableció los requisitos de capital en el 8% para las entidades que no requieran ayuda pública y en el 10% para el resto.
'BANCO MALO'
Finalmente, la reforma tiene que permitir la puesta en marcha del 'banco malo' para transferir los activos tóxicos vinculados al 'ladrillo' de las entidades que han recibido ayudas.
De hecho, este mismo viernes llega a Madrid una delegación de expertos de la Comisión Europea para discutir con las autoridades españolas el marco legal de este instrumento.
La creación de 'banco malo' por parte del Gobierno español es una de las condiciones pactadas a cambio del rescate de hasta 100.000 millones de euros que aprobó el Eurogrupo el pasado 20 de julio para recapitalizar a las entidades españolas que lo requieran, sobre todo por su excesiva exposición a activos inmobiliarios en riesgo de impago.