Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno entrega a los agentes sociales el documento de la reforma laboral

Después de que se constatase el fracaso en las negociaciones entre Gobierno, patronal y sindicatos para acordar un nuevo texto normativo sobre el mercado de trabajo, el Ejecutivo tiene que dar el paso definitivo para la aprobación de la reforma prevista para el próximo día 16.
Así, este viernes está previsto que se envíe a los agentes sociales el documento con las modificaciones que el Ejecutivo quiere incluir en la reforma laboral para su estudio y análisis.
Tras ello, el Ejecutivo debe empezar a negociar con todos los grupos parlamentarios para asegurarse el apoyo al texto en el Congreso de los Diputados.
Por ello, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en los últimos días, ha estado sondeando la receptividad de algunos grupos parlamentarios y se ha reunido ya con los portavoces de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, y ERC, Joan Ridao, así como con el diputado del PNV Emilio Olabarria.
Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, ha expresado su disposición a hablar con Zapatero sobre la reforma y ha lamentado que el Ejecutivo esté dando prioridad a otras fuerzas políticas más minoritarias. 
"Al PP si se le llama estará dispuesto a pactar y hablar y ya lamenta que se le de prioridad a otras fuerzas políticas porque a la fin y a la postre representamos a más de diez millones de españoles. Pero estas cosas, como habitualmente hace el presidente del Gobierno, sin hablar se resuelven mal", ha alertado Rajoy.
Reforma "sustancial"
El jueves, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró desde Italia que la reforma sería sustancial" al tiempo que reiteró el objetivo de que, a partir de ahora, "la contratación indefinida sea la norma frente a la contratación temporal".
Horas después, el apoyo a la reforma impulsada por el Gobierno venía desde un ex presidente. Felipe González, que acudió junto al propio Zapatero al acto de conmemoración del centenario del grupo socialista, aseguró que la reforma "es imprescindible" aunque apuntó que "no crearía empleo".
EPF