Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Goirigolzarri calcula que las familias han ahorrado 13.000 millones entre 2012 y 2015 por los bajos tipos

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha estimado que la bajada de tipos de interés aplicada por la política monetaria ultralaxa del BCE en los últimos años ha permitido un ahorro de 13.000 millones de euros en el pago de intereses de las familias entre 2012 y 2015, gracias al traslado hacia las rentas de los hogares de parte de los resultados de los bancos.
"La reducción de tipos de interés de los últimos años ha dado como resultado un traslado de rentas desde los resultados bancarios a las familias y empresas", ha afirmado Goirigolzarri, quien ha recordado que las familias pagaron 21.330 millones en intereses en hipotecas en 2012 frente a los 8.320 millones abonados en 2015.
Durante su participación en los cursos de verano organizados por la APIE en la UIMP, el presidente de Bankia ha estimado que las empresas han pagado 24.000 millones menos en intereses gracias a la política del BCE. Además, ha subrayado que los bancos han reducido sus márgenes en 10.000 millones entre 2012 y 2015, aunque ha reconocido que la banca también se ha beneficiado de financiación más barata.
"Dejemos claro que las entidades no rentables no pueden captar capital y no pueden financiar a la economía, lo que tiene un impacto inmediato en la creación de riqueza y de empleo y, en definitiva, en el nivel de vida de las personas", ha advertido.
Goirigolzarri ha recordado que el Euríbor se ha hundido en tasas mensuales negativas y ha reafirmado que "nadie piensa" que el BCE pueda subir el precio del dinero en el corto plazo, lo que provoca presión sobre los márgenes de los bancos.
Por ello, ha defendido no mantener una "constante sospecha" sobre la banca y ha pedido no convertirla en "chivo expiatorio" de la crisis. "Mientras se mantenga la permanente etiqueta de chivo expiatorio conduce a la sociedad a tomar algunas decisiones que en el medio plazo se mostrarán como poco adecuadas y negativas", ha enfatizado.