Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Goirigolzarri justifica las medidas del BCE por una "desaceleración económica" en el entorno europeo

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, cree que las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) son consecuencia de una "desaceleración económica" y "peores previsiones" en el entorno económico europeo. Sin embargo, ha remarcado que no son previsiones "catastróficas".
Así lo ha indicado el presidente de Bankia en un almuerzo informativo con los medios de comunicación en Valencia, donde ha puntualizado que lógicamente las medidas que ha tomado el BCE son consecuencia de la inflación y de las "peores" previsiones en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) lo que considera que "no son buenas noticias".
A su juicio, este tipo de decisiones se adoptan en consecuencia del contexto y, en este caso, cree que "no es bueno" y es de "desaceleración económica". Sin embargo, ha remarcado que no se trata de previsiones "catastróficas, ni son una cosa para salir corriendo".
NO DESCARTA FUSIONES EN EL MEDIO PLAZO
Por otra parte, e insistido por si ve posible una ronda de fusiones en el sistema financiero español, Goirigolzarri ha negado este supuesto en el corto plazo por las tensiones en la rentabilidad de los tipos de interés, aunque ha admitido que existen "algunas palancas" que pueden compensar esa reducción como el nivel de provisiones para abordar pérdidas en créditos.
Sin embargo, ha insistido en que no descarta operaciones de consolidación en el medio plazo, es decir, en unos 3-4 años. En todo caso, ha recordado que Bankia tiene prohibido hasta 2017 cualquier proceso de fusión, por lo que verá "los toros desde la barrera".
En este sentido y preguntado por la posibilidad de fusiones entre entidades de distintos países europeos, ha apuntado que "no lo ve posible antes de 2020" porque considera que en la situación actual en los entornos europeos es "más lógico" procesos de consolidación domésticos que de fusiones transnacionales.
CRÉDITOS
Respecto a los créditos, el presidente de Bankia ha argumentado que las razones por las que no se conceden son consecuencia de la falta de demanda de proyectos que suponga el desarrollo de fuertes inversiones.
Sin embargo, ha considerado que los créditos crecerán "un poquito" y en torno al 1%, después de la crisis y años de caída.
Por otra parte, el presidente de la entidad, ha recalcado que si Bankia no fuera a devolver 4.100 millones de euros a preferentistas y accionistas, podría haber devuelto más ayudas al Estado.
MIRAR EL FUTURO
Para Goirigolzarri se ha acabado una etapa de la entidad de "años muy duros" ya que ha destacado que comienza un futuro con un nuevo Plan Estratégico y tras alcanzar un mayor beneficio y ser el banco "más eficiente". Asimismo, ha destacado el hecho de haber conseguido cambiar "la imagen del pasado" que tenía la entidad.
Goirigolzarri ha indicado que en los próximos años se enfrentan a un entorno "complejo" con una nueva regulación que requiere de mayores niveles de capital; unos tipos de intereses más bajos que hace unos años "eran inimaginables" y que presionan a la rentabilidad de las entidades financieras y un proceso de "desapalancamiento" en la economía española.
Sin embargo, ha destacado que la entidad financiera que preside cuenta con varios puntos fuertes como un balance y una eficiencia "muy sólida" y un gobierno corporativo que tiene "un mandato claro".