Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Goirigolzarri renuncia al 'bonus' de 2015, pero aboga por cobrarlo en el próximo plan estratégico a tres años

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de la entidad, José Sevilla, han renunciado a cobrar retribución variable en 2015, un 'bonus' que ascendía a unos 250.000 euros para cada uno.
El otro ejecutivo de la entidad, Antonio Ortega, también renunció a cobrar este variable. Es el segundo año consecutivo que Goirigolzarri, Sevilla y Ortega han decidido no cobrar este 'bonus'. Por otra parte, el presidente del banco ha destacado el "excelente trabajo" de la plantilla en 2015, que sí cobrará la retribución variable.
En la rueda de prensa anual de resultados, Goirigolzarri ha justificado la renuncia de los 'bonus' de los consejeros ejecutivos para evitar que el cobro tuviera un impacto negativo en la imagen y reputación de Bankia. Eso sí, ha matizado que cobrar el 'bonus' en el futuro será una "muestra más de normalización" de la entidad.
En este sentido, ha abogado por que este sueldo variable de los ejecutivos sea una "realidad" en el próximo plan estratégico a tres años (2016-2018) que ultima la entidad y que presentará en primavera. Goirigolzarri ha advertido de que los inversores ven "preocupante" que los gestores no cobren 'bonus' y por ello ha defendido que se fije en función de los resultados.
Ante la posibilidad de que Bruselas 'levante' algunas restricciones a la entidad, el presidente de Bankia ha recordado que Bankia no podrá financiar a promotores, ni abrir sucursales en el exterior ni acometer eventuales compras hasta diciembre de 2017. Sin embargo, ha abierto la puerta a "flexibilizar" el resto de temas "técnicos".