Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González-Páramo cree necesaria una reforma laboral para salir de la crisis

José Manuel González-Páramo, miembro del Comité de Dirección del Banco Central Europeo (BCE), durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy antes de pronunciar una conferencia en la Universidad de Oviedo. EFEtelecinco.es
José Manuel González-Páramo, miembro del Comité de Dirección del Banco Central Europeo (BCE), ha señalado hoy que España necesita una reforma laboral "para que germinen los brotes verdes" y poder salir de la crisis económica.
González-Páramo ha realizado estas declaraciones en una rueda de prensa antes de pronunciar una conferencia en la Universidad de Oviedo con motivo de la presentación de la Cátedra de Distribución Comercial de la Fundación Ramón Areces.
Para el único miembro español en el BCE, resulta "obvio" decir que España necesita una reforma laboral cuando "la imagen que nos devuelve el espejo de la economía española es tan aterradora".
"El que niegue que las instituciones del mercado laboral españolas son defectuosas se está engañando", ha considerado González-Páramo.
El profesor de la Facultad de Económicas de la Universidad Complutense de Madrid ha advertido que la tasa de paro de España duplica a la de los países europeos, cuestión que le hace pensar que "algo funciona mal".
A su juicio, la segmentación del mercado de trabajo y la falta de flexibilidad son algunas de las causas del aumento del desempleo en España porque "se están perdiendo incentivos en la formación de capital humano".
Por otro lado, González-Páramo ha señalado que la supervisión de las entidades bancarias es el futuro que le espera a los bancos centrales, "instituciones internacionales que junto con los gobiernos tienen un papel fundamental en estos momentos".
"Los bancos centrales, además de gestionar los efectos de esta crisis, tienen que adoptar decisiones que ayuden a prevenir crisis futuras, aunque nada volverá a ser igual", ha manifestado.
Para González-Páramo es necesario que los bancos centrales reflexionen sobre a qué camino puede evolucionar el concepto de banca central y cuál es el papel que tienen estas instituciones en la estabilización de los precios.
A su juicio, una mayor supervisión por parte de los bancos centrales evitaría que se produjesen fallos en las regulaciones, como se ha visto en esta crisis.
El miembro del BCE ha advertido que en esta crisis han fallado las regulaciones "lo que no ha ayudado al sistema bancario a disponer de un colchón de capital para hacer frente a una crisis profunda y ha permitido que una parte del sistema financiero estuviera fuera de la luz".
Ha resaltado que la regulación y la supervisión del mercado financiero son las ideas principales en la que trabajan los miembros del G-20 porque éste es un "proceso global" y se ha visto que se carecía de supervisión.
En este proceso, ha reconocido que las iniciativas y el calendario de actuaciones que se está aplicando en el contexto internacional es "acertado", aunque ha precisado que hay un "riesgo" asociado porque "las reformas económicas tienen cortes políticos y algunas podrían tardar mucho en aplicarse".