Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Górriz (CCOO) dice que las declaraciones de Rosell son "impropias de un dirigente empresarial del siglo XXI"

El secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, ha señalado que las declaraciones del presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, sobre que el trabajo "fijo y seguro" es un "concepto del siglo XIX" son "impropias de un dirigente empresarial del siglo XXI".
Rosell afirmó el martes durante su intervención en la presentación de un estudio sobre la transformación digital realizado por Siemens y la consultora Roland Berger que en el futuro el trabajo habrá que "ganárselo todos los días" y pidió un mayor impulso de la digitalización en Europa y en España, especialmente en educación, porque "corre peligro de perder el tren de la revolución digital".
En opinión del dirigente sindical, estas declaraciones son "impropias de un dirigente empresarial en el siglo XXI", ya que "cabría interpretar que la transformación digital alumbrará un mercado de trabajo cuyos pilares serán la rotación, la temporalidad, la precariedad y los bajos salarios, es decir, el esclavismo laboral".
Según Górriz, las nuevas tecnologías están cambiando las sociedades y las relaciones laborales "de manera singular", pero "lo que ya no parece asumible es que en plena digitalización de los procesos económicos y sociales responsables empresariales defiendan volver al sálvese quién pueda" en "una suerte de túnel del tiempo" que convierta a la población asalariada, a las personas en paro y a los pensionistas en "parias de la modernidad".
El dirigente sindical considera que lo que necesita la sociedad española para tener "sistemas de protección social robustos y acordes a las necesidades de los sectores más desfavorecidos" es "justamente lo contrario: nuevo modelo productivo, más inversión en I+D+i, más actividad económica, mejor empleo y más derechos".
En definitiva, para Górriz las declaraciones del presidente de la CEOE resultan "radicalmente incompatibles" con el modelo social europeo y con la existencia de sociedades del bienestar y servicios públicos como la educación, la sanidad, las pensiones y las políticas sociales.