Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grecia necesita alivio incondicional de la deuda y objetivos más modestos de crecimiento y déficit, según FMI

Grecia necesita una significativa revisión a la baja de las metas fiscales y de crecimiento establecidas en el marco del tercer rescate del país heleno, así como contar por adelantado con un componente "incondicional" de alivio de su deuda que demuestre el compromiso de sus acreedores con la sostenibilidad de la deuda griega, según el análisis realizado por los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Este análisis sobre la sostenibilidad de la deuda de Grecia, entregado a la Ejecutiva del FMI este lunes, en vísperas de la cumbre del Eurogrupo sobre el país heleno, considera "no realista" asumir que el país heleno pueda acometer los ajustes adicionales necesarios para alcanzar un superávit primario del 3,5% del PIB y plantea la necesidad de rebajar este objetivo "a no más del 1,5% del PIB".
"Incluso si Grecia, en un heroico esfuerzo, pudiera temporalmente alcanzar superávits próximos al 3,5%, pocos países han conseguido sostener tales niveles de superávit durante una década o más tiempo y es altamente improbable que Grecia pueda hacerlo considerando sus todavía débiles instituciones y las proyecciones que sugieren que el desempleo será de dobles dígitos durante varias décadas", señalan los expertos del FMI.
De este modo, la misión del FMI plantea la necesidad de rebajar el objetivo fiscal para Grecia a no más del 1,5% del PIB, una meta que califican de "plausible", aunque reconocen que "sigue siendo ambiciosa", ya que requiere un mayor apoyo a las reformas y una mayor resolución por parte de las instituciones.
Asimismo, los técnicos del FMI han recortado sus previsiones de crecimiento a largo plazo para el país heleno, incluso en el caso de que a medio plazo se espere un rebote más fuerte de la economía, aunque subrayan que las nuevas metas siguen siendo "suficientemente ambiciosas" para garantizar el apoyo de los socios de Grecia.
ALIVIO INCONDICIONAL DE LA DEUDA.
Por otro lado, la misión del FMI apunta en su análisis que al final del periodo del programa debería completarse un alivio de la deuda griega, señalando que esta medida "es fundamental" para proporcionar una señal fuerte y creíble a los mercados sobre el compromiso de los acreedores oficiales en garantizar la sostenibilidad de la deuda, lo que en sí mismo podría contribuir a reducir los costes financieros de mercado.
Según las proyecciones de la institución, la deuda de Grecia podría situarse en el 174% del PIB en 2020 y en el 167% en 2022 para descender al 160% en 2030, aunque a partir de entonces una tendencia al alza podría disparar el endeudamiento hasta el 250% del PIB en 2060.
De este modo, en su análisis, los técnicos del FMI plantean la necesidad de ofrecer una modalidad de reestructuración que combine tres diferentes medidas, incluyendo una ampliación de los vencimientos, el retraso de reembolsos y el establecimiento de tipos de interés fijos, sin superar el 1,25% hasta 2040.
De este modo, los expertos advierten de que bajo los escenarios propuestos para la reestructuración de la deuda griega, un crecimiento del PIB mayor del previsto sin necesidades adicionales de recapitalización de los bancos, junto a las medidas propuestas, podrían reducir las necesidades de financiación y permitir así una caída más rápida del endeudamiento, lo que generaría un "círculo virtuoso de menores tipos de interés en el mercado".
Por contra, si las medidas fueran más débiles de lo esperado, dando como resultado un menor crecimiento y un menor equilibrio primario, la sostenibilidad de la deuda no estaría asegurada ni siquiera bajo las propuestas de reestructuración de tipos de interés fijos y aplazamientos de pagos.