Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos asegura que las diferencias con Bruselas sobre el déficit se pueden remediar

El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, ha asegurado que las diferencias entre España y la Comisión sobre las previsiones de déficit público "se pueden remediar", y ha considerado posible dejar el saldo negativo de las cuentas por debajo del 3% en 2016.
Así lo señala Guindos en un artículo en 'The Wall Street Journal', donde recuerda que nadie puede poner en duda el esfuerzo de consolidación fiscal que ha hecho España estos años, que ha permitido reducir el saldo a la mitad en cuatro ejercicios.
Para dejar el déficit por debajo del 3% este año, el ministro ha resaltado la necesidad de mantener el ritmo de crecimiento y los cambios normativos de estos años. "El error más grande sería revertir las reformas", advierte el ministro en funciones, que asegura que algo así haría imposible dejar el déficit por debajo del 3%.
En cambio, si España tiene éxito, será capaz de mantener una tasa de crecimiento del 3% en un futuro próximo. "No nos gustaría volver al círculo vicioso que hemos visto en otros países europeos, de más recortes y menos crecimiento", indica.
En este sentido, Guindos afirma que el Gobierno de Mariano Rajoy ha sido uno de los más reformistas de la historia reciente de España y de la zona del euro en su conjunto. De hecho, asegura que muchos países europeos están discutiendo los logros de las reformas españolas, que podrían aplicar si necesitan incrementar el crecimiento.
El ministro en funciones recuerda algunos de estos cambios, como la reforma financiera, la laboral, la del sistema de pensiones, la ley de segunda oportunidad, las reformas en el mercado de bienes y servicios y el proceso de desapalancamiento de la economía española. A su parecer, todos estos cambios han tenido un impacto "muy positivo" en la actividad económica.
De hecho, han llevado a una situación "muy diferente" a la de hace cuatro años, cuando la economía estaba en recesión y se perdían "cientos de miles" de puestos de trabajo. "Hoy el panorama es completamente diferente", asevera Guindos, tras afirmar que España es un país más competitivo, con superávit en la cuenta corriente, en el que fluye el crédito a empresas y hogares y que logró una reducción del desempleo histórica en 2015.
Esto ha llevado a que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea hayan revisado nuevamente al alza sus previsiones para España, ahora que crece a un ritmo estable del 3,5% a pesar de la desaceleración internacional, que está "llena de incertidumbres".
En cualquier caso, Guindos reconoce en el artículo que el próximo Gobierno español tendrá que presentar un añadido al Presupuesto que el equipo de Rajoy dejó aprobado para este año, aunque insiste en que sus logros dependerán del mantenimiento de las medidas y las reformas ya emprendidas.