Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos dice que toda la política del Gobierno piensa en las pymes porque sin ellas no se saldrá de la crisis

Negocia que las medidas de refinanciación de deuda se puedan aplicar a empresas en concursos y no sólo en fase de preconcurso
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado este martes que toda la política económica que está implementando el Gobierno está pensada para pymes y autónomos, ya que sin ellos "no habrá crecimiento económico ni generación de empleo" y, por tanto, no se podrá salir de la crisis.
Durante una interpelación planteada por CiU para pedir un plan integral específico para las pymes, el titular de Economía ha advertido de que "nadie puede esperar que la recuperación del empleo venga de grandes empresas" sino que antes al contrario "tiene que venir de un tejido de pymes que se desarrolle y se multiplique" porque ésa es "la salida más rápida y directa de la crisis".
"Las medidas para pymes son las mismas que se han adoptado para la economía nacional", ha señalado a renglón seguido, citando como ejemplos el Fondo de Proveedores, la Ley de Apoyo al Emprendedor y su internacionalización o las diferentes líneas de financiación articuladas por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).
MEDIDAS A FUTURO
No obstante, el ministro ha reconocido que las pymes aún sufren problemas de acceso a la financiación pero también de dimensión, de falta de capitalización y de internacionalización. Por eso, el Gobierno está trabajando en más medidas que faciliten la supervivencia y crecimiento de este colectivo.
Entre otras cosas, la Ley de Refinanciación de Deuda Empresarial, que el Gobierno aprobó como decreto ley y que ahora se está tramitando como proyecto en las Cortes para facilitar el acuerdo con otros grupos, podría finalmente aplicarse a las empresas en concurso, y no únicamente en la fase de preconcurso. "Estamos viéndolo para llegar a aportaciones positivas que reduzcan el peso de la carga de la deuda en muchas pymes que son viables", ha indicado.
Además, el Ministerio de Economía está trabajando en sendos proyectos de ley de Fomento de la Financiación Empresarial y de Entidades de Capital Riesgo, que buscan "hacer más accesible y flexible la financiación a las pymes" así como "favorecer fuentes de financiación no bancarias" que incrementan la estabilidad en momentos de crisis y otorgan un "mayor potencial de crecimiento".
Asimismo, la reforma fiscal que el Ejecutivo presentará al Congreso antes del verano "prestará una atención importante a las pymes" con el objetivo de "incentivar" las inyecciones de capital que les permitan "ganar tamaño y competitividad e internacionalizarse". Y también la unión bancaria y el fin de la fragmentación del mercado financiero europeo redundará en beneficios para las pequeñas y medianas empresas, según De Guindos.
"Las medidas adoptadas por el Gobierno sólo pretenden favorecer a las pymes y los autónomos, porque eso es exactamente lo mismo que favorecer el crecimiento económico y la creación de empleo. Estamos en una situación de acceso a la financiación distinta y es imprescindible que continúe esa mejora y la eliminación de las restricciones financieras al conjunto de las pymes", ha defendido.
EL ICO HACE SU PARTE
En este punto, De Guindos ha resaltado que es muy importante avanzar en el desapalancamiento privado pero "no de forma indiscriminada", sino entre los sectores que "no tuvieron un comportamiento adecuado en los años del 'boom'" pero respetando a los que sí son "solventes y rentables" y deben poder continuar funcionando.
Así, ha valorado que el crédito nuevo a pymes de menos de un millón de euros lleva ya cinco meses con tasas interanuales positivas, lo mismo que el crédito al consumo, que ha encadenado ocho meses de crecimiento.
No obstante, para coadyudar en este objetivo, el ICO tiene en marcha sus líneas de intermediación, a través de las cuales ha concedido 6.000 millones de euros de financiación en cuatro meses, el triple que en el mismo periodo del año pasado. Según Economía, en todo el ejercicio este instrumento pondrá en circulación unos 20.000 millones de euros, una cifra "relativamente importante".
Finalmente, el ministro ha expresado su confianza en que los bancos españoles podrán superar "sin dificultades" y con una posición "relativamente confortable" los test de estrés del Banco Central Europeo (BCE), por lo que tampoco este cambio comunitario debería perjudicar al proceso de mejora económica.
"En definitiva, todo va dirigido a las pymes. La política económica no puede tener otro beneficiario ni otra fijación que conseguir que las pymes vuelvan a crecer y a crear empleo. Las pymes son, en última instancia, el objetivo de la política económica porque son el camino más corto para salir de la crisis", concluido De Guindos.
HACE FALTA UN PLAN INTEGRAL
Sin embargo, la diputada de CiU Inmaculada Riera cree que "es importante ir más allá de las medidas puntuales de apoyo a las pymes que se han ido activando" en esta legislatura, y que "fundamentalmente se han orientado a la problemática de la financiación".
"Han sido ciertamente muy útiles, necesarias e importantes, pero a veces se han activado de manera puntual y dispersa. Sin negar lo que se ha hecho, no es suficiente. No siempre las medidas económicas han ido en la dirección de las pymes, y creemos que es más necesario que en su conjunto obedezcan a un plan integral transversal que ofrezca respuestas resolutivas y más efectivas", cree.
Por eso, los nacionalistas catalanes abogan por la negociación y aprobación de un "plan de apoyo global, específico e integral" para pymes y autónomos, que tenga en cuenta no sólo sus dificultades de acceso al crédito sino también las trabas administrativas que sufren, un marco laboral "poco adecuado" para que puedan generar ocupación, un entorno fiscal que no les favorece y su escaso tamaño, resultado de la falta de capitalización y que incide en sus posibilidades de internacionalización, innovación y competitividad.
"No podemos esperar, tenemos que actuar de inmediato. Si resolvemos los problemas de las pymes, que son muchos, generaremos nuevas oportunidades de crecimiento y consolidación del tejido económico y social", ha insistido Riera, recordando que ésta es una de las prioridades de la UE.