Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Guindos pronostica que el 'Brexit' "no va a triunfar" y alerta contra las "recetas fáciles" anticrisis

El ministro de Economía y Competitividad del Gobierno de España en funciones, Luis de Guindos, ha pronosticado este jueves que el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, "no va a triunfar" en el referéndum que se celebra hoy en aquel país. Ha alertado contra las "recetas fáciles" para salir de la crisis.
"Ojalá continúen en Europa" los británicos, ha confiado el ministro, quien ha subrayado que el impacto de una hipotética salida no sería solo económico, sino también social y político, poniendo de relieve que la tesis antieuropeísta "tiene un componente de populismo", de forma que "si triunfara daría alas" a las corrientes populistas en la UE. Asimismo, ha expresado que por primera vez la UE sufriría un proceso de desintegración.
De Guindos, que ha intervenido en un acto en Zaragoza, al que han asistido empresarios, la presidenta del PP-Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y el presidente del Partido Aragonés (PAR), Arturo Aliaga, ha destacado que España exporta unos 18.000 millones de euros anuales a Gran Bretaña, el principal país emisor de turistas a España, donde viven 800.000 británicos y "hay mucha inversión directa", por lo que "sería un shock, sobre todo para el propio Reino Unido", la libra caería, sufrirían una recesión.
EL POPULISMO, EN ALZA
"El populismo está en alza en toda Europa", ha dicho el ministro, mencionando los casos de Austria e Italia, y ha recalcado que estos movimientos son "el principal enemigo de las reformas económicas y de la forma en que muchos entendemos la política económica, de más integración, de eliminar barreras, de poder emprender y del Estado del Bienestar".
Ha argumentado que "la política social se tiene que fundamentar en el crecimiento y el empleo" porque las medidas sociales "no se pagan por sí mismas". Ha aseverado que "el mayor grado de frustración" en la UE se ha alcanzado en Grecia, donde los gobernantes de Siryza "empezaron como unos gallitos y han acabado como unos gatitos domesticados".
De Guindos ha expuesto que este partido "populista" empezó su gestión "con promesas irrealizables" y después "ha llevado a cabo los ajustes más intensos que se han conocido en Europa", con recortes del tres por ciento del PIB, reduciendo la pensión media, subiendo el IVA al 24% y estableciendo un sistema automático de recortes.
Por este motivo, "solo hay un camino, hacer las cosas bien", ha considerado el ministro, quien ha hecho hincapié en que "el populismo genera frustración porque la diferencia entre lo que se promete y lo que se otorga es enorme".
"CANTOS DE SIRENA"
Al respecto, ha apuntado que "lo que nos va a permitir reducir el riesgo de pobreza y las desigualdades es el crecimiento", dejando claro que "no existen fórmulas mágicas, cantos de sirena ni atajos", y ha advertido de que "si volvemos a las andadas", si el crecimiento se desacelera, "podremos volver a la casilla de salida", aunque "el pueblo español no va a poner a España en esa situación".
Ha insistido en que "la economía sigue siendo vulnerable" y que el país está en "una encrucijada" porque "el futuro no es el que teníamos hace cuatro años", pero "si cometemos errores" podría producirse una situación como en 2010 ó 2011.
La caída del PIB de hasta un 9% "ha dejado heridas, cicatrices aún no cerradas", lo que es "un terreno abonado" para el populismo. Del caso español ha comentado que aunque no ha aparecido la xenofobia, sí hay un discurso contra el euro, debido a un interés en "mirarnos a nosotros mismos de una forma aislada".
Ha recordado que en España "siempre ha habido una especie de confrontación entre aquellos que quieren una visión más internacional, abierta, europea" y los que quieren mirarse "al ombligo", agregando que hay un "caldo de cultivo" y que "el peor enemigo del populismo es la recuperación económica".
"Si tuviéramos un Gobierno que pensara en revertir las reformas", incrementar el gasto público y volver a la banca privada, "de forma inmediata la prima de riesgo aumentaría bastante", caería la Bolsa. "No podemos volver" a la situación anterior, ha sentenciado, rechazando las "tonterías". Cualquier mensaje en este sentido, como revertir la reforma laboral, "lo pagaríamos con una rapidez inusitada y, a partir de ahí, todo lo demás".
"Esta crisis ha sido durísima, ha dejado muchas heridas, ha habido comportamientos que no han ayudado en absoluto, pero llevamos tres años creciendo" y ahora "el entorno es mucho más difícil, la caja está como está" y "esto se puede dar la vuelta muy rápidamente". Ha confiado en que de las elecciones del 26J "salga un Gobierno estable, un buen Gobierno con una agenda de política económica correcta".
DESACELERACIÓN
"La situación no es sencilla", ha reconocido De Guindos, en alusión a la "encrucijada de la economía española" en un contexto internacional "especialmente complejo", dada la desaceleración de la economía, la caída del comercio internacional, y el impacto de estas no solo sobre los países emergentes, como China, sino también sobre EEUU, donde según el FMI la economía ya no va a crecer por encima del 3%, sino del 2%.
Ha llamado la atención sobre el endeudamiento del sector público y privado en los países desarrollados, donde se han superado los niveles del final de la II Guerra Mundial, y ha hecho notar que la productividad de la economía mundial "no crece", de forma que se está produciendo un "estancamiento secular de la productividad". Esto, unido a la inflación muy reducida, crea la percepción de que "estamos todavía en crisis, a pesar de que hay zonas en el mundo que ya han recuperado los niveles de riqueza" de la etapa anterior.
SORPRESA
El ministro ha comentado que el comportamiento de la economía española durante el primer semestre ha sido sorprendente porque no esperaba que siguiera creciendo por encima del 3% y lo ha hecho en un contexto "complejo" de "incertidumbre", con un Gobierno central en funciones. "La economía, por el momento, ha aguantado".
La evolución de la exportación, servicios, industria e incluso empleo "son sorprendentemente buenos", ya que el Ejecutivo no esperaba un crecimiento del empleo en el segundo trimestre del año, pudiendo situarse en un total de unos 18,5 millones en los próximos meses, si lo confirma la EPA, una cifra, ha lamentado, lejos de los más de 20 millones de puestos de trabajo de antes de la crisis. La tasa de paro española sigue siendo "inaceptable".
La economía española "es competitiva", lo que proviene de "un cambio estructural", ha continuado De Guindos, quien lo ha atribuido a la "evolución adecuada" de los costes laborales. También, al sistema bancario "saneado" y que da crédito "en condiciones competitivas" tanto a pymes como a familias.
Ha citado algunos problemas, como la tasa de temporalidad laboral, por encima de la media europea, y "los de equidad y pobreza", que "han tenido muchísimo que ver con la evolución del mercado laboral".
Ha barajado algunas propuestas, como bajar los impuestos, que los parados de larga duración que monten un negocio no paguen gravámenes durante dos años y tampoco los jubilados que continúen su actividad. La bajada de impuestos es "perfectamente compatible" con la reducción del déficit, añadiendo que si bajan el IRPF y las cotizaciones a la Seguridad Social se reduciría el gravamen sobre el empleo, un bien escaso. Si faltan la confianza y la credibilidad no llegará la inversión extranjera, resaltando las "vulnerabilidades" de la economía española.
A su juicio, "la evolución de los salarios se tiene que ir acompasando a la evolución de la competitividad y a un entorno de inflación negativa, hay que aprovechar la bajada del IRPF, que incrementa la renta disponible". Ha enfatizado que España "ha hecho un esfuerzo importantísimo de competitividad" y que "nos hemos hecho competitivos a través de una mejora de nuestros costes laborales unitarios en relación con nuestros competidores".