Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos defiende que la reestructuración bancaria española será "ejemplo" para situaciones similares en la UE

El Código de Buenas Prácticas ha facilitado 600 daciones en pago, 1.700 reestructuraciones de deuda y 1.500 moratorias de desahucio
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha defendido este lunes que la reestructuración del sector financiero que se ha llevado a cabo en España servirá de "ejemplo" para situaciones similares que se puedan dar en el futuro en Europa, aunque ha señalado que es necesario "mantener el pulso reformista para sostener la recuperación", razón por la cual el Gobierno presentará durante el primer trimestre de este año una nueva Ley Financiera y otra de Solvencia.
Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso, reunida en sesión extraordinaria, el titular de Economía ha resumido la coyuntura actual del sector financiero, asegurando que ya está en condiciones de "apoyar la recuperación económica" tras haber logrado "romper esa especie de vínculo muy negativo entre el riesgo bancario y el riesgo soberano".
Así, tras cinco años de crisis, varias reformas financieras y un rescate bancario, las entidades financieras españolas están "preparadas para afrontar en buenas condiciones la unión bancaria", así como para "superar" los test de estrés a los que se las someterá esta primavera, antes de que el Banco Central Europeo (BCE) asuma su papel como supervisor único.
"Los bancos españoles han mejorado su situación de solvencia y de liquidez, principalmente gracias al aumento de los depósitos y a la recuperación del acceso a los mercados mayoristas de financiación. Y las medidas horizontales también han tenido efectos positivos, como un incremento de la transparencia y una mejora de la gobernanza de los bancos y cajas, y de la supervisión financiera", ha añadido el ministro.
RESCATE BANCARIO
Cuando se cumple más de un año del rescate bancario y España está a punto de abandonar el esquema de ayuda, De Guindos ha destacado el "buen cumplimiento" de los objetivos a medio plazo que se habían marcado, con la salida al mercado tanto de Banco de Valencia como de NCG Banco, cuya venta al grupo venezolano Banesco por 1.000 millones de euros constituye "la primera vez que la venta de una entidad con participación del sector público no incluye ni un esquema de protección de activos ni garantías adicionales de riesgos futuros más allá de lo ofrecido por el FROB".
"Es un precedente positivo, igual que la entrada de capital extranjero, que significa que se ha recuperado el interés de los inversores extranjeros por estar en el sistema financiero español tras años de dudas", ha destacado el ministro, poniendo como ejemplo de la mejora de la confianza las recientes emisiones de Bankia por 1.000 millones de euros en bonos y de BMN por 500 millones en cédulas hipotecarias.
De Guindos también ha destacado "otras normas de calado" que se han aprobado en los últimos meses, como la Ley de Cajas, y ha avanzado que "el último eslabón" de la reforma financiera será la actualización del régimen jurídico de las Cooperativas de Crédito en los próximos meses.
"Esta crisis ha puesto de manifiesto que es crucial reforzar la transparencia y el adecuado funcionamiento de las instituciones, empresas y sociedades. Por eso hemos aprobado numerosas normas de transparencia y buen gobierno corporativo", ha añadido el ministro.
NUEVAS LEYES
Pese a todos estos avances, De Guindos ha reconocido que la falta de crédito sigue siendo el principal problema para la recuperación del empleo y la salida definitiva de la crisis económica. Por eso, ha abogado por que se mantenga el proceso de desapalancamiento de familias y empresas, a la par que se consigue llevar el dinero a los "sectores sanos" de la economía.
Por eso, el Ejecutivo ya está trabajando en una nueva Ley Financiera que se aprobará a lo largo de este trimestre con el objetivo de "mejorar las condiciones de financiación bancaria, hacerlas más accesible y eficaces para las pymes, y con iniciativas que reduzcan el consumo de capital derivado de la financiación corporativa".
Entre otras, se tratará de facilitar el acceso directo a los mercados de capitales, de potenciar la eficiencia de los vehículos de inversión a través de una "revisión profunda del régimen de capital riesgo", de flexibilizar el régimen de los fondos de inversión de naturaleza institucional, y de impulsar mecanismos innovadores de financiación como el 'crowdfunding', la hipoteca inmobiliaria o las medidas para facilitar el pago a proveedores.
Junto con estas dos normas, el Ministerio de Economía también planteará, antes de que acabe enero, un proyecto de ley de Solvencia Financiera, que se tramitará de forma urgente para que pueda entrar en vigor antes de que acabe el trimestre; y también aprobará en breve la Ley de Colegios y Servicios Profesionales, que pretende "impulsar la competencia, el crecimiento y la calidad de los servicios".
EL CRÉDITO, EL PRINCIPAL PROBLEMA
A pesar de las dificultades, el titular de Economía ha puesto en valor el papel que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha jugado en los últimos doce meses, contribuyendo "de forma importante" a la financiación empresarial.
Según sus datos, durante el año pasado este organismo concedió casi 14.000 millones de euros, un 20% más que un año antes y con una tendencia "marcadamente creciente según avanzaba el año". Por eso, De Guindos confía en que en este ejercicio "se siga esa senda" y el ICO conceda un 20% más de créditos que el año pasado, hasta alcanzar los 16.000 millones de euros, ampliables hasta los 24.000 millones si hay demanda.
En el mismo sentido, las entidades bancarias nacionalizas "también están haciendo un esfuerzo importante", con la concesión en 2013 de 28.000 millones de euros en créditos, el 60% de ellos a empresas.
DESAHUCIOS Y PREFERENTES
Finalmente, De Guindos ha aludido a dos de los problemas que más preocupan a los ciudadanos en relación con las entidades financieras, como son las participaciones preferentes y los desahucios por impago de hipotecas.
En este sentido, el ministro ha indicado que 250.000 preferentistas han recuperado ya su inversión gracias al arbitraje, mientras que "más de 4.000 familias" se han beneficiado del Código de Buenas Prácticas Bancarias, a través de 600 daciones en pago, casi 1.700 reestructuraciones de deuda, 1.500 moratorias de desahucios durante dos años, y más de 600 alquileres sociales, según datos de enero a septiembre.
"La situación económica es hoy diferente a la de hace año y medio. Pero no habrá una verdadera recuperación hasta que sea sentida por la totalidad de la sociedad. La senda es aún frágil, pero se fortalecerá día a día para que sea una realidad plena en 2014", ha concluido De Guindos.