Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacienda amplía el aplazamiento automático de las deudas hasta los 18.000 euros

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña. EFE/Archivotelecinco.es
Hacienda ampliará el límite del aplazamiento de pago de las deudas tributarias que se concede de forma automática desde los 6.000 euros actuales hasta los 18.000 euros con el fin de mejorar la liquidez tanto de las empresas como de los ciudadanos frente a la actual crisis económica.
Así lo confirmó hoy el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, durante una entrevista a Punto Radio tras asegurar que la Agencia Tributaria será más "flexible" con la demora del pago de impuestos de aquellas empresas que tienen dificultades.
Ocaña aseguró que en los próximos días entrará en vigor esta nueva medida que eleva hasta 18.000 euros la cantidad mínima para solicitar el aplazamiento automático de las deudas tributarias, y que se refiere a la demora en el pago relativa a todos los tipos de impuestos.
Fuentes de la Agencia Tributaria confirmaron a EFE que con la nueva medida se cubrirá más del 90 por ciento del total de las peticiones de aplazamiento solicitadas a Hacienda, ya que nueve de cada diez solicitudes de aplazamiento están por debajo de los 18.000 euros.
Así, en 2008 el importe total de aplazamientos de pago de deudas tributarias ascendió a 9.500 millones de euros, el 54,17 por ciento más que un año antes, y el número de solicitudes registradas fueron superiores a las 655.000, el 30 por ciento más que en 2007.
La fuentes apuntaron que desde principios de este año el número de peticiones de aplazamiento "sigue creciendo con fuerza".
La decisión de elevar la cuantía para la demora del pago de deudas a Hacienda con concesión inmediata y sin necesidad de presentar garantías se produce tras la aprobación el pasado 17 de marzo en el Congreso de una proposición no de ley del CiU para facilitar el pago del IVA y del IRPF a pymes y autónomos.
En dicha proposición, que fue apoyada por unanimidad por todos los grupos políticos parlamentarios, figuraba una enmienda del PSOE en la que se pedía la revisión de la regulación del aplazamiento del pago de impuestos cuando la deuda fuera inferior a 18.000 euros, frente a los 30.000 euros que pedía CiU.
Asimismo, el secretario de Estado de Hacienda consideró, durante la entrevista radiofónica, que para dar la máxima flexibilidad a las empresas y autónomos tampoco es "mala idea" que el impuesto del IVA pueda ser abonado cuando la empresa lo cobre y no cuando se emite la factura, aunque reconoció que "llevarlo a la práctica tiene dificultades", ya que se trata de un impuesto de carácter europeo.
"No digo que no estemos dispuestos a estudiar esta propuesta, pero tendría sentido hacerla en la medida en que se hiciera en toda Europa", apostilló.
Sobre la simplificación de los impuestos o un tipo único de Impuesto sobre Sociedades o del Impuesto de la Renta a las Personas Físicas, Ocaña dijo que la progresividad en el IRPF tiene "buenas razones para estar ahí", porque ayuda a financiar la Educación o la Sanidad y negó que sea "buena idea" simplificarlo.
Preguntado por la decisión la Unión Europea de luchar contra el fraude proveniente de los paraísos fiscales, Ocaña valoró el "compromiso" tanto de la UE como del G20 20 por "forzar" a que todos los territorios faciliten la información fiscal de los ciudadanos extranjeros.