Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacienda favorece a los ricos, según denuncian los inspectores

Los contribuyentes españoles sienten implacable el peso de Hacienda. Sin embargo, después de las últimas informaciones que apuntan a una presunta evasión fiscal de más de 3.000 fortunas con cuentas opacas en Suiza, la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) crítica el procedimiento que se sigue para que los presuntos defraudadores paguen sus impuestos. 
Como ejemplo, los inspectores comparan el modus operandi con el que se siguió con las cuentas opacas de Liechtenstein. Dicen que entonces también se emitieron "requerimientos invitando amablemente a los contribuyentes implicados" para que regularizasen su situación. Según la IHE, el porcentaje de regularizaciones "será todavía menor y el escándalo para la opinión pública aún mayor".
La Agencia Tributaria se defiende y asegura que "a día de hoy" no puede deducirse que haya delito fiscal en las 3.000 cuentas que clientes españoles tienen en Suiza. En cuanto a la cantidad que estas fortunas pueden haber defraudado, explica que "de haberla" puede ser objeto de justificación por los contribuyentes. Eso sí, la Agencia confirma que de no justificarse "serán objeto de una investigación posterior" que las asociaciones de inspectores critican ya que al resto de contribuyentes "se les impone el sistema sancionador".
Hacienda recibió los datos de un millar de cuentas opacas en Suiza que pertenecerían a unas 3.000 fortunas españolas . Presuntamente, los implicados en el caso habrían evadido millones de impuestos en España. Algunas fuentes cifran en más de 6.000 los millones de euros evadidos. Las cuentas sobre las que se sospecha proceden del banco de origen británico HSBC en Suiza. Fue un robo de datos en ese bando el que destapó el supuesto fraude.  CGS