Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hispasat lanza un plan de crecimiento para duplicar su tamaño en diez años

Hispasat pondrá en marcha un plan de crecimiento con horizonte de ejecución a 2022 con el que duplicará su tamaño y superará los 600 millones de euros de facturacion, un importe que más que dobla el de cierre de 2012, según informó Abertis, accionista de control del operador de satétiles.
El plan se basa tanto en crecimiento orgánico, como inorgánico, mediante el establecimiento de alianzas para ganar nuevas posiciones orbitales y entrar en nuevos mercados, y sin descartar posibles "fusiones y adquisiciones".
Según la estrategia de negocio diseñado por la operadora, el crecimiento orgánico le proporcionará ingresos adicionales de unos 119 millones de euros y las eventuales alianzas y fusiones otros 190 millones.
En concreto, por lo que a la evolución orgánica respecta, el operador que preside Elena Pisonero tiene programado lanzar cuatro nuevos satélites hasta 2016 para "asentar su posición de mercado en Europa central y del Este, Oriente Medio y el Norte de África", según consta en la presentación que Abertis ha expuesto en su 'Investor Day'.
En cuanto al crecimiento no orgánico, Hispasat prevé tender alianzas para "ganar nuevas posiciones orbitales y entrar en nuevos mercados".
EN EL 'TOP FIVE' MUNDIAL.
Con su plan de crecimiento, el operador de satélites también busca mantener su "liderazgo" en los mercados de España y Portugal y formar parte de los cinco principales operadores satelitales del mundo.
Hispasat confía parte de su evolución en la próxima década al crecimiento acumulado del 25% que estima presenta la demanda de capacidad satelital en dicho periodo.
La implementación del plan supondrá también que Hispasat eleve su deuda bancaria hasta 670 millones de euros en 2015, importe que casi dobla al que presentaba a cierre de 2012 (387 millones de euros).
No obstante, la compañía preve que a partir de ese año reducirá paulatinamente su pasivo financiero hasta reducirlo a unos 92 millones de euros en el horizonte de 2022.