Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IPC armonizado baja una décima en febrero, hasta el 0,7%

En toda la serie histórica de este indicador, que arranca en enero de 1997, no se ha registrado nunca una tasa anual tan baja. Se trata además del séptimo descenso consecutivo que experimenta el IPCA anual, si bien la caída de febrero se ha moderado con respecto a las fuertes reducciones de los últimos meses. 
La tasa anual del IPC armonizado suele coincidir -apenas varía en alguna décima- con la del IPC general, cuya evolución del mes de febrero se publicará el próximo 12 de marzo.
De situarse el IPC general en el 0,7%, la inflación se mantendría en niveles de hace 40 años y registraría su séptimo descenso consecutivo. En concreto, no se lograba una tasa tan baja en el crecimiento de los precios desde junio de 1969, cuando alcanzó el 0,5%. 
Desde julio de 2008, cuando 'tocó un techo' del 5,3%, el IPCA ha descendido 4,6 puntos, coincidiendo con la tendencia a la baja del precio del petróleo y con el abaratamiento de algunos alimentos.
Hace un año, en febrero de 2008, la tasa interanual del IPCA estaba en el 4,4%, es decir, 3,7 puntos por encima del dato de febrero de 2009. 
 
El dato avanzado de febrero está en línea con las previsiones del Gobierno, que esperaba que la inflación, tras cerrar 2008 en el 1,4%, siguiera bajando en 2009, aunque de momento ha descartado una situación de deflación (disminución generalizada del nivel de precios, que implicaría tasas de variación negativas).
 
El FMI considera que hay deflación cuando los precios caen durante dos trimestres consecutivos. 

Críticas de la oposición

El portavoz de Economía del PP en el Congreso de los Diputados, Cristóbal Montoro, considera que la fuerte desaceleración de la inflación, unida a la caída del consumo, sitúan a España a las puertas de la deflación.

En rueda de prensa, Montoro ha advertido de que la deflación sería un fenómeno nuevo para España, que supondría un recrudecimiento de la recesión con una mayor tasa de paro y más cierre de pequeñas y medianas empresas, con lo que se podría alcanzar la cifra de cuatro millones de desempleados en unos meses.
 

EB