Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IPC sube un 1,1 por ciento en abril y sitúa la tasa interanual en el 4,2 por ciento

El Índice de Precios al Consumo (IPC) aumentó un 1,1 por ciento en abril respecto al mes anterior. Sin embargo, la tasa de inflación anual, que acumulaba siete meses consecutivos de subidas, se redujo tres décimas hasta situarse en el 4,2 por ciento. El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha reconocido que, pese a que "estamos un poquito mejor", el dato de inflación de abril hecho público por el Instituto Nacional de Estadística (INE) "es malo". 
"Una inflación por encima del cuatro por ciento, necesariamente hay que decir que es mala", ha dicho Solbes en una entrevista en Antena 3. No obstante, el ministro ha explicado que si se analizan los datos, hay elementos positivos como el descenso de tres décimas de la tasa anual, la bajada de la inflación subyacente y la reducción del diferencial de precios con la UE hasta 0,9 puntos.
Solbes ha augurado que "si no hay sorpresas adicionales" y los precios de los productos energéticos y los cereales en los mercados internacionales no registran nuevos incrementos, la tasa de inflación se moderará hasta el entorno del tres por ciento a final de año.
El aumento de los precios en abril fue consecuencia, principalmente, del encarecimiento del grupo de vestido y calzado, cuyos precios subieron el 9,3 por ciento debido a la nueva temporada primavera-verano, seguido, muy de lejos, por el alza del 0,9 por ciento de la vivienda a causa del encarecimiento del gas.
El descenso de la tasa anual de inflación se debió, principalmente, a que la subida de los carburantes y lubricantes ha sido menos acentuada en abril de lo que lo fue un año antes, con lo que el encarecimiento del transporte en un año, del 6,7 por ciento, ha sido casi un punto inferior al que registraba en marzo. También ha contribuido al descenso de la tasa anual el grupo de ocio y cultura, cuyos precios bajaron el 1,5 por ciento debido a que este año la Semana Santa tuvo lugar en marzo y el pasado ejercicio en abril.
La inflación subyacente, que excluye del índice general la evolución de los precios de los alimentos frescos y la energía, también bajó tres décimas en abril, hasta el 3,1 por ciento, pese a registrar un alza mensual del 1,1 por ciento. EPF