Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IPC sube tres décimas en octubre hasta situarse en el -0,7%

El repunte del IPC en octubre se ha debido a la subida, principalmente, de los carburantes, la ropa y el calzado. Foto: EFE.telecinco.es
Aunque se esperaba que la inflación interanual de octubre se situara en el -0,6%, la tasa de IPC ha alcanzado finalmente el -0,7%, la mitad del mínimo histórico del -1,4% que marcó el pasado mes de julio. 
Esta tasa del -0,7%, la menos negativa desde el pasado mes de abril, contrasta con la registrada en igual mes del año pasado, que fue del 3,6%, y está lejos de los máximos cercanos que se apuntó el IPC durante el verano pasado por la escalada del precio del crudo.
En total, desde julio de 2008 hasta octubre de 2009, el IPC se ha reducido seis puntos.
Según los datos publicados por el INE, la inflación subyacente (que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados) se ha situado en octubre en el 0,1%, la misma tasa que registró en septiembre, mientras que el Indicador de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el -0,6% interanual, cuatro décimas menos que en el mes anterior.
Carburantes, ropa y calzado lo que más sube
El aumento de la inflación interanual se ha debido principalmente a la subida de los precios del transporte, cuya tasa anual ha aumentado casi 2,5 puntos respecto a septiembre, hasta el -4,4%.
Pero también han contribuido al repunte interanual los precios del vestido y el calzado, que han incrementado tres décimas su tasa anual, hasta el -1,9%.
Frente a estos aumentos, ha destacado el descenso interanual de un punto en el grupo de enseñanza, que ha situado su tasa anual en el 2,2%.
Pese a llevar ocho meses en tasas negativas, el Gobierno entiende que la economía española no se encuentra en una situación de deflación, pues alega que para eso debería producirse un descenso generalizado y permanente de los precios. EPF