Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ISDA cree que la situación de Espírito Santo Financial Group es un evento de crédito, lo que activa los CDS

La Asociación Internacional de Derivados y Swaps (ISDA por sus siglas en inglés) ha decidido este lunes que la decisión de Espírito Santo Financial Group (ESFG) de solicitar la "gestión controlada" supone un "evento de reestructuración de crédito", lo que supone la activación de los seguros de crédito frente a impagos (CDS).
El holding financiero de la familia Espírito Santo solicitó el pasado 24 de julio en los juzgados de Luxemburgo la "gestión controlada", una figura jurídica que es similar al concurso de acreedores.
El Comité sobre derivados de crédito para Europa, Oriente Medio y África de la ISDA, organización profesional que agrupa a las entidades financieras especializas en la negociación de derivados, ha resuelto que este hecho supone "un evento de crédito" de impago en relación con Espírito Santo Financial Group.
Esta decisión del comité autoriza la activación de los seguros de crédito frente a impagos (CDS), que cubren las posibles pérdidas derivadas del impago de una deuda tanto de entidades públicas como privadas.
La gestión controlada es una figura a la que se puede acoger en circunstancias en la que existe una perspectiva para el negocio de la compañía, que atraviesa dificultades momentáneas y no es capaz de hacer frente a sus obligaciones, para ser reestructurada.
EFSG explicó que este procedimiento facilitaría una materialización ordenada de los activos en el mejor interés de todos los acreedores.
Además, añadió que desde el día del nombramiento del juez de investigación hasta cualquier decisión final sobre la aplicación, cualquier procedimiento o acción, incluidas las iniciadas con los acreedores privilegiados, quedan paralizadas.