Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU-ICV-CHA y Compromís exigen mantener el plazo de adaptación de los talleres pirotécnicos a nuevas reglas

La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y Compromís-Equo han registrado en el Congreso, para su debate en la Comisión de Industria, sendas proposiciones no de ley con las que exigen al Gobierno que no reduzca el plazo de adaptación de las empresas pirotécnicas al nuevo reglamento del sector, alertando de que hacerlo provocará cierres y despidos.
El reglamento obliga a que los productos destinados a venta cuenten con el certificado CE, para lo cual es necesario someterlos a exámenes de calidad y seguridad. Esto obliga a cambios en el tamaño de los recintos de fabricación, en su seguridad, en los accesos y en la protección electrónica.
Además, si las empresas quieren poder fabricar artículos de pirotecnia para uso propio, deben conseguir previamente una autorización que indique claramente los tipos de familias autorizadas a fabricar y en el que deberán estar incluidas las de fabricación sin marcado CE para uso propio, lo que también obliga a la adaptación de los talleres de fabricación.
El reglamento daba de plazo hasta 2020 para esta adaptación, por lo que adelantar la fecha en un momento "delicado" para el sector, con una caída del 50% en el volumen de negocio, según las cifras que aporta la Izquierda Plural, conllevará "el cierre de muchas pequeñas empresas y, con ello, la pérdida de puestos de trabajo", sobre todo en regiones como la valenciana, de gran tradición pirotécnica.
AYUDAS PARA EL SECTOR
Por eso, IU-ICV-CHA insta con su iniciativa al Ejecutivo a mantener el plazo de adaptación de las instalaciones o al menos a "flexibilizarlo, no reduciéndolo en ningún caso a menos de la mitad" del tiempo previsto inicialmente. Además, pide al Gobierno que ponga en marcha un "paquete de medidas de ayuda al sector, sobre todo de carácter financiero, dada la sequía de crédito que vive la economía".
Por su parte, Compromís-Equo señala que el adelantamiento de la fecha límite de adaptación ha causado "mucho asombro" en el sector, cuyas empresas ya están acometiendo el proceso de adaptación, que se podría ver truncado por un menor plazo en un contexto financiero difícil para ellas.
"La bajada de presupuestos en la contratación, el retraso de pago de las administraciones públicas contratantes y otros factores hacen que ahora no sea el momento para hacer dicha adaptación al reglamento", insiste la formación valenciana, que también alerta de que esta medida de Industria supondrá "el cierre de muchos talleres, provocará un número importante de nuevos desempleados y pondrá en peligro muchas tradiciones valencianas y mediterráneas que no se entienden sin el uso de la pólvora".
Por eso, pide al Ministerio que paralice la orden que altera los plazos de adaptación a la nueva reglamentación y que abra una "ronda de contactos" con el sector para "recibir su asesoramiento y elaborar un calendario para la adaptación de los talleres, con el fin de evitar que dicho proceso perjudique a un sector tradicional y a los puestos de trabajo que sustenta".