Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU-ICV rechaza el 'banco malo' del Gobierno porque busca "socializar la estafa"

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha manifestado este viernes su rechazo a la aprobación por parte del Consejo de Ministros del decreto ley que regula la creación de una Sociedad Gestora de Activos (SGA), porque a su juicio este "banco malo" tiene como objetivo "socializar la estafa".
A través de su Twitter, consultado por Europa Press, Lara señala que "banco bueno o banco malo (el Gobierno) quiere socializar la estafa" y critica que la solución que se ofrece es que "el agujero de unos lo paguemos todos". "El banco bueno pasa activos tóxicos al banco malo. El valor al que los pase fijará si paga las pérdidas el bueno o el malo. Siempre el Pueblo", añade.
Por su parte, el portavoz económico de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en el Congreso, Alberto Garzón, critica también a través de la red de microblogging la solución propuesta por el Ejecutivo para la crisis bancaria porque, a su juicio, "es un mecanismo que limpiará las pérdidas de los bancos con nuestro dinero".
"El banco malo es reflejo de un Gobierno terrible. Todos los activos inmobiliarios deberían pasar a un banco bueno que forme un stock de viviendas para alquiler público barato", añade el diputado malagueño.
Finalmente, el diputado de ICV Joan Coscubiela se pregunta también en un 'tuit' "quién pagará" el agujero de las entidades bancarias, dado que según las explicaciones del ministro de Economía, Luis de Guindos, "el banco malo tendrá capital privado y financiación importante en deuda que deberán comprar los mercados y no tendrá pérdidas".
Además, vincula esta decisión gubernamental con el proyecto para regular el mercado del alquiler aprobado por el Consejo de Ministros la semana pasada. "Con la creación del banco malo se entiende aún más el proyecto de reforma de la Ley de Arrendamientos: se trata de beneficiar a los bancos, no a los pequeños propietarios", concluye el catalán.