Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU de Madrid calcula un recorte de 2.000 millones para cumplir con un déficit del 0,7% en 2013

El grupo parlamentario de Izquierda Unida (IU) en la Asamblea de Madrid sostiene que fijar el objetivo de déficit al 0,7 por ciento para 2013 supondrá un recorte de 2.000 millones de euros y apuntan que ese ajuste solo se obtendrá "de los funcionarios y de la educación".
Así lo ha detallado en un comunicado la portavoz de presupuestos de IU, Libertad Martínez, sobre la intención del Gobierno regional de reducir el déficit del 1,1 por ciento al 0,7 por ciento tras la celebración ayer del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).
"El Gobierno regional no sólo apoya la destructiva política de austeridad del Gobierno central de Rajoy, sino que pide ir más allá en la destrucción del Estado de Bienestar", ha aseverado la parlamentaria de IU.
La diputada ha indicado que la reducción del déficit apuntada por el consejero de Economía y Hacienda, Percival Manglano, se traduce en 846 millones de euros más de los previsto que, "unidos a la reducción de la financiación del Estado en 1.000 millones y a que los ingresos no crecen, supone un nuevo recorte de casi 2.000 millones de euros".
En este sentido, Martínez ha subrayado que, a su juicio, la fuente para recortar será la educación y los funcionarios. "Para lograr este déficit, el Gobierno regional esta pidiendo una reforma laboral que le permita suprimir la gratuidad del bachillerato, sustituir las becas de comedor por la tartera y hacer depender el bachillerato del dinero en la cartilla de papá", ha denunciado.
Asimismo, la diputada de IU ha criticado la actitud de Aguirre de "penalizar" a los trabajadores de la función pública, pues algunos de sus trabajadores sumarán a la reducción del 13 por ciento ya acordada por el Gobierno regional un 7 por ciento de supresión de pagas extra acordado por Rajoy, sin contar con el aumento gratuito de la jornada laboral.