Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iberdrola se compromete a pagar 0,126 euros por acción como parte del nuevo 'scrip dividend'

Iberdrola asume un compromiso de compra de 0,126 euros brutos por cada uno de los nuevos títulos que reciban los accionistas como parte de la próxima edición de su programa de 'scrip dividend'.
Este compromiso supera ligeramente los 0,125 euros mínimos brutos inicialmente planteados por la compañía, que ha fijado además en 36 el número de derechos de asignación gratuita necesarios para recibir una nueva acción.
El programa 'Dividendo Flexible' de Iberdrola ofrece la posibilidad de recibir la retribución en efectivo o en acciones y servirá en esta ocasión para distribuir el que habría sido el tradicional dividendo a cuenta con cargo al ejercicio 2013.
Para atender a todas las solicitudes en acciones, Iberdrola realizará una ampliación de capital equivalente a un máximo del 2,7%. En concreto, emitirá hasta 173,3 millones de acciones en caso de que todos los accionistas se decanten por recibir el dividendo en acciones, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Este volumen implica un valor máximo del aumento de capital de 807 millones. La compañía había planteado inicialmente una horquilla de entre 800 millones y 845 millones.
En caso de que los accionistas se decanten por esta opción de recibir los títulos, para lo que Iberdrola realizará la correspondiente ampliación de capital, obtendrán las acciones de forma gratuita, libres de gastos y comisiones, y sin retención fiscal.
Por su parte, los accionistas que prefieran recibir el dividendo en efectivo tienen dos opciones, que son la de vender sus derechos a Iberdrola, conforme al compromiso de compra asumido por la compañía, o venderlos en el mercado.
Los que se decanten por la primera opción tendrán una retención fiscal del 21%, mientras que los accionistas que prefieran vender sus derechos de asignación gratuita en el mercado no estarán sujetos a retención fiscal, pero tampoco se beneficiarán de un precio fijo garantizado de compra de esos derechos.