Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El plan de reestructuración de Iberia conllevará despidos

Avión de Iberia Expresstelecinco.es

El 'holding' resultante de la fusión Iberia-British, IAG, registró en el primer semestre unas pérdidas de 231 millones de euros frente a ganancias de 98 millones en el mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la compañía en un comunicado. El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha señalado que en el plan de reestructuración no van a poder evitar que se pierdan empleos. En una carta dirigida a los trabajadores la empresa les informa de que ante la situación de "verdadera emergencia" en la que se encuentran están ultimando "un plan de acción", que afectará "al tamaño de la compañía, a las condiciones laborales de todos los empleados y al volumen de empleo".

La cifra de negocio semestral del grupo alcanzó los 8.532 millones de euros, lo que representa una mejora del 13,2% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, cuando ingresó 7.537 millones.
El consejero delegado del grupo, Willie Walsh, ha destacado que los problemas de Iberia son "profundos y estructurales" y el entorno económico refuerza la necesidad de un cambio estructural permanente. "En estos momentos estamos trabajando en un plan de reestructuración para Iberia, que anticipamos estará finalizado a finales de septiembre", ha subrayado.
"Es probable que éste incluya la reducción de tamaño a corto plazo, la remodelación de la red con el fin de alcanzar unos mayores ingresos unitarios y una reevaluación de todos los aspectos del negocio para obtener una base de costes competitiva y un servicio que permita conseguir un crecimiento rentable a largo plazo. Inevitablemente, no vamos a ser capaces de evitar la pérdida de empleos como parte de este proceso", ha señalado.
Por otro lado, la aerolínea advierte a sus empleados en una carta de que, ante la situación de "verdadera emergencia" en la que se encuentran con unas pérdidas operativas de casi 1,5 millones de euros al día, está ultimando "un plan de acción", que afectará "al tamaño de la compañía, a las condiciones laborales de todos los empleados y al volumen de empleo".
El consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, explica en la carta que en el primer semestre del año se han registrado unas pérdidas operativas de 263 millones de euros, "el salario del 40% de la plantilla, o el combustible de cada día para un cuarto de la flota".
En la carta se recuerda que en los últimos meses se ha vivido un recorte generalizado de gastos e inversiones, y que estas medidas "suman, pero es obvio que no son suficientes.
La empresa asegura que se encuentra frente a dos retos: la falta de competitividad en un entorno de cambios radicales y la situación de la economía española, donde se obtiene el 40% de los ingresos de la compañía.
"El paro, la crisis económica, los recortes de gasto, la falta de crédito y su encarecimiento, las quiebras de empresas, todo ello tiene su efecto directo o indirecto en nuestra capacidad de generar ingresos", explica el consejero delegado.
"Plan de acción que exigirá importantes sacrificios por parte de todos nosotros, no muy distintos de los que está asumiendo en estos momentos la sociedad española, tanto individual como colectivamente", reconoce el consejero delegado.