Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iberia y sus pilotos no logran ni "un solo avance"

Iberia ha cancelado más de 500 vuelos y ha tenido más de 5.000 retrasos. Foto: Informativos Telecincotelecinco.es
La dirección de Iberia y los representantes del Sepla se han reunido y ambas partes han mantenido las mismas posiciones que las que les enfrentan desde el inicio de las negociaciones del convenio colectivo de los pilotos.
Al igual que tras la reunión anterior celebrada el pasado 7 de diciembre, la aerolínea ha reiterado la imposibilidad de aceptar determinadas cuestiones que proponen los pilotos. Entre ellas, su pretensión de poner condiciones a la fusión con British Airways e influir en decisiones de carácter estratégico que no les competen.
A juicio de Iberia, ninguna empresa del mundo podría aceptar la pretensión de un colectivo de trabajadores de interferir y poner condiciones en decisiones estratégicas que corresponden al consejo de administración de la compañía.
Ambas partes han decidido reunirse de nuevo el próximo lunes. Mientras, los vuelos de la compañía han registrado de nuevo cancelaciones, aunque esta vez debido al temporal de nieve que ha obligado a suspender las operaciones en Barajas y no a la huelga de celo que, Iberia asegura que llevan a cabo sus pilotos desde el pasado día 4 de diciembre.
Este paro encubierto ha llevado a la dirección a abrir 41 expedientes a los pilotos que lo secundan de los que se han instruido diez, a ocho comandantes y dos copilotos de la compañía.
Iberia asegura que "el negligente comportamiento" de estos diez pilotos expedientados está relacionado con la huelga de celo que secunda parte del colectivo.
El Sepla ha vuelto a negar ese extremo y ha explicado que entre los citados expedientes informativos hay casos como el del vuelo Madrid-Oviedo del 31 de diciembre donde hubo una amenaza de bomba, por lo que el comandante se vio obligado a pedir un "fondeo" (una revisión del avión) a recomendación de los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax).
Otra de las demoras que Iberia tacha de injustificada se debe, en opinión del Sepla, a la falta de los servicios de seguridad para poder efectuar despegue.
No obstante, la mayoría de ellas corresponde al cumplimiento de las horas de descanso por parte de los pilotos que la compañía pretendía saltarse.
Ante la Justicia
Por su parte, el Sepla ha presentado una demanda contra el Director General de Iberia, Enrique Donaire, al que acusa de supuestas injurias y calumnias, por asegurar que los pilotos secundan una huelga de celo. Los pilotos solicitan una indemnización de tres millones de euros.
El Sepla alega que la dirección de la compañía está provocando crispación entre los viajeros contra los pilotos, que pueden provocar "desgracias" y asegura que ya se han producido "diversos e importantes incidentes". 

 
EB