Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indra espera cerrar 2016 con una mejora sus márgenes y un flujo de caja positivo, aunque con menores ventas

El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, ha destacado que la prioridad para la compañía es mejorar la contratación y el proceso comercial en 2016, un año para el que prevé una situación de caja positiva y una mejora de los márgenes, pero también una caída de las ventas.
En los Encuentros Empresariales CEOE Cepyme, Abril-Martorell ha incidido en que lo que toca ahora para Indra es vender y lograr contratos con un enfoque de producto "más estrecho", ya que hasta ahora la cantidad de productos que ofrecía la compañía era "infinita", y con una mejor planificación.
Abril-Martorell, que ha cumplido ya más de un año en el cargo, ha asegurado que Indra es una "compañía fantástica" y ha recalcado que tiene un "merito enorme" todo lo que se ha hecho, ya que tras años de crisis "muy profunda", en España tocaba una reestructuración importante.
En este sentido, ha señalado que la "prioridad absoluta" el pasado año 2015 fue restaurar la caja de la empresa, ya que no se puede tener una compañía con 1.000 millones de deuda y ese ritmo de quemar caja, algo poco frecuente en las compañías del sector.
Para este 2016, el presidente de Indra ha agregado que también se han marcado como objetivo la rentabilidad en la gestión de los recursos y ha previsto que la compañía cierre el ejercicio con caja positiva y una mejora de los márgenes, aunque las ventas descenderán.
Asimismo, ha señalado que todas las transformaciones "implican cambios culturales y éstos llevan tiempo", y ha añadido que la que esta realizando Indra se está "llevando bien", aunque ha reconocido que le gustaría ir más rápido.