Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indra implantará un radar en Corea del Sur para reforzar el control en la ruta con más tráfico del mundo

Indra se ha adjudicado un contrato para implantar uno de sus radares primarios en Corea del Sur con el fin de reforzar la seguridad y cubrir la vigilancia de la ruta con más tráfico de pasajeros del mundo, la de Jeju-Seúl, según informa la multinacional en un comunicado.
Indra recuerda que en 2013 logró un contrato para instalar en las inmediaciones del aeropuerto de Jeju uno de sus radares secundarios modo S, un sistema que cuenta "con la tecnología más avanzada" para la identificación de aeronaves y obtener datos de altura o velocidad de vuelo.
"Ahora la compañía refuerza esta estación con la instalación de un nuevo radar primario que detecta la posición de cualquier aeronave, ya se identifique de forma activa o no", afirma la multinacional,
Con este radar, Indra refuerza la vigilancia en la ruta que, según datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), fue la que registró un mayor tráfico de pasajeros en todo el mundo en 2014. En concreto, 10,5 millones de pasajeros emplearon la ruta, un 10,9% más respecto al año anterior.
Indra, que se ha hecho con este contrato tras ganar el concurso abierto en el que compitieron los principales suministradores de sistemas del mundo en consorcio con empresas locales, subraya que esta nueva adjudicación refuerza la sólida posición que ya mantiene en Corea del Sur.
El pasado año 2015 Indra se hizo con distintos contratos de suministro de sistemas de navegación, control y sistemas de automatización de la gestión del tráfico aéreo para el aeropuerto internacional de Incheon, en Seúl, uno de los principales aeropuertos de Asia con 45 millones de pasajeros en 2014.
La multinacional remarca además que mantiene "una fuerte posición" en el mercado asiático, como refleja que el 60% del espacio aéreo chino se controle actualmente con radares de Indra y que sus sistemas de automatización permitan a los centros de control de Xian y Chengdú gestionar un espacio aéreo con un tamaño más de ocho veces más grande el cielo español.