Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indra asegura que no ha ofertado a pérdidas ni con margen negativo para hacerse con el recuento electoral

Indra, empresa que se ha adjudicado el contrato del escrutinio de votos de las próximas elecciones generales por 3,9 millones de euros, asegura que ha presentado una oferta "que no tiene un margen negativo ni supone pérdidas para la compañía", aseguraron a Europa Press en fuentes de la tecnológica.
De este modo, la compañía sale al paso de las críticas efectuadas por el otro aspirante al contrato, el consorcio formado por Scytl y Tecnocom, que ha cuestionado la rebaja aplicada por Indra respecto a anteriores procesos electorales y ha anunciado que se reserva la posibilidad de interponer acciones legales.
Con esta adjudicación, publicada en la Plataforma de Contratación del Estado, Indra recupera un contrato que había perdido en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre. La empresa ha realizado el escrutinio en todas las elecciones generales, salvo en las últimas, cuando el contrato fue adjudicado a la UTE de la catalana Scytl y a la madrileña Tecnocom por 9,8 millones de euros, IVA excluido.
Según argumenta la compañía presidida por Fernando Abril-Martorell, la oferta que ha presentado para hacerse con el contrato de recuento de votos el 26-J es "muy competitiva", principalmente porque el alcance del concurso incluye menores exigencias y conlleva menos de la mitad de tiempo de trabajo; porque sus proveedores han sido muy competitivos en sus ofertas, y porque Indra ha mejorado sensiblemente en los últimos trimestres su capacidad competitiva gracias a los planes de eficiencia y de optimización de costes implementados y su capacidad de obtención de sinergias y economías de escala.
Además, argumenta que el planteamiento del concurso ha sido diferente al correspondiente a las elecciones de diciembre de 2015, lo que supone que los costes sean "sensiblemente menores" que en las elecciones de diciembre y, por tanto, las ofertas puedan ser más económicas que las de entonces.
Estos factores, unidos a otras circunstancias de exigencias de mayor rigor en el control de gasto público han llevado a que algunos analistas hayan calificado este contrato como 'Elecciones low cost'.
SIN MESAS ELECTRÓNICAS
Según explica Indra, el planteamiento incluía menores exigencias de desarrollo de sistemas, lo que tiene un muy importante efecto en costes. La consecuencia más destacable en la práctica es que no se van a utilizar las Mesas Administradas Electrónicamente (MAEs). Esto supone una reducción de aproximadamente un tercio del coste total de un proyecto como el de diciembre de 2015, dado que los altos costes de implementación y de formación y de proveedores relacionados con este sistema se eliminan.
Adicionalmente, se produce una reducción de más del 50% de tiempo de ejecución, pasando de los 90 días tradicionales a menos de 45, lo que supone una rebaja de los costes relacionados con dedicación, contratación de personal y de otros costes de logística.
Por otro lado, los proveedores de Indra, como por ejemplo de comunicaciones o logísticos, conscientes del menor alcance del concurso, han sido muy competitivos en sus ofertas, explica la tecnológica.
El planteamiento del proyecto también difiere del de las elecciones de diciembre de 2015 en que Indra "no ha podido poner en valor sus capacidades, experiencia, calidad de su oferta técnica o su plan de trabajo, ya que los aspectos técnicos se han limitado a cumplir una serie de requisitos básicos".
EL FACTOR ECONÓMICO, EL ÚNICO CONDICIONANTE
Así, en el concurso de diciembre de 2015, Indra logró una puntuación muy por encima de Scytl en aspectos técnicos. Pero al desaparecer este factor diferencial, la compañía participada por SEPI y Telefónica no puede compensar el factor precio con una mejor puntuación por su oferta técnica. "Y con ello, el factor económico ha sido el único condicionante de este proceso", incide.
Por último, Indra recuerda que ha llevado a cabo durante el último año una transformación de su modelo de gestión que ha supuesto entre otros muchos factores una "sensible mejora" de su modelo de control de gestión y de control de costes que favorecen su capacidad competitiva.
"Así, los planes de eficiencia y de optimización de costes implementados por la compañía han permitido a Indra registrar mejoras sensibles en sus márgenes y sus resultados operativos en los últimos trimestres", concluye.